•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El nicaragüense Cheslor Cuthbert, en su primer partido como titular en la tercera base, tras la lesión de Mike Moustakas, no lució mal a la defensiva y tampoco bateando, al irse de 4-2 con los Royals de Kansas City, que ganaron 7-5 a los Medias Blancas de Chicago, anoche en el beisbol de las Grandes Ligas.

Cuthbert dejó su promedio de bateo en .254, ligando sencillos en su primero y último turno al bate, de cuatro comparecencias en el cajón de bateo. Asimismo, el pinolero falló en su segunda y tercera oportunidad. La primera vez que falló fue en el quinto inning, siendo dominado con rola a la segunda almohadilla y en la séptima sacó un batazo de frente al lanzador, quien asistió a la inicial para retirarlo.

Cheslor no tuvo una noche maravillosa individualmente, pero sí colectiva, porque los Royals perdían 5-2 en seis entradas, sin embargo, una reacción de cuatro carreras en la baja del séptimo inning le permitió alzarse con la victoria.

El pelotero costeño, de 23 años, sabe que debe capitalizar al máximo la oportunidad que se le presentó como el nuevo estelar de la antesala. Sus 35 partidos en la gran carpa, 17 de ellos en este 2016, más el potencial que ha mostrado desde que aterrizó el año pasado en el mejor beisbol del mundo, lo tienen como un jugador de grandes proyecciones en la organización de los actuales campeones mundiales y es por eso que en cada uno de sus turnos tendrá encima muchos ojos viendo su actuación.

En los últimos 11 encuentros, incluyendo el de anoche ante los Medias Blancas, Cheslor se ha pisado las almohadillas en siete juegos, conectando al menos un imparable para mantenerse activo con el madero. Los Royals continuarán hoy su serie contra los de Chicago, desde las 11:15 a.m.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus