•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La UNAN – Managua está consciente que la decisión de la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf) de asignar al Real Estelí como representante de Nicaragua en la próxima edición de la Liga de Campeones es irrevocable. Sin embargo, enfrentará al equipo norteño esta noche (7:00) en el partido de ida de la Finalísima, con el orgullo lastimado y el deseo de lograr un triunfo que consuele a su fanaticada y los acerque al título de Campeón Nacional.

Los estelianos, con la premisa de que aún perdiendo el título de monarca absoluto del balompié nacional jugarán en la Liga de Campeones, encaran al equipo académico, obligados a demostrar su favoritismo y darle peso a su participación en el torneo de la Concacaf. El partido se jugará en el Estadio Independencia a puertas cerradas, por la sanción que le impuso la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut) a los norteños, por la invasión de campo que hizo su barra al concluir el juego de vuelta de la final del Clausura.

Los universitarios, campeones del torneo de Apertura y los rojiblancos, recién coronados en el Clausura, llegan en condiciones contrastantes. Los primeros acabaron el campeonato pasando apuros, dejando en evidencia el desgaste físico que sufrieron los jugadores tratando de repetir en una instancia final, batalla que perdieron contra el Walter Ferretti.

Por su parte, el “Tren del Norte” se recuperó de las malas horas con las que terminó el campeonato pasado y enderezó significativamente el rumbo del club. El estado de gracia de Luis Manuel Galeano, máximo artillero del equipo y del certamen, más la inspiración de Carlos Chavarría en el ataque y la presencia oportuna de Samuel Wilson, convierten al Real Estelí en un equipo intimidante, capaz de resolver cualquier crucigrama táctico del rival con la mínima libertad que le permitan.

Mejores línea por línea

En instancias de final, en este caso de Finalísima, el equipo considerado no favorito, acude al beneficio de la duda e indudablemente hay que otorgárselo a la UNAN. No obstante, me cuesta creer que los estelianos no puedan establecer esa jerarquía que han logrado en la última década. El técnico rojiblanco, Otoniel Olivas, cuenta con un plantel titular que línea por línea se muestra más compacto que el de los académicos, incluso, volteando a ver la banca de suplentes tiene elementos suficientes de donde escoger para reforzar espacios.

La UNAN dispone de jugadores jóvenes capacitados para hacerle frente a cualquier rival, sin embargo, la experiencia de los estelianos podría facturarles. Eso sí, no hay que perder de vista a Daniel “Pollo” Reyes, cuya campaña con los universitarios ha sido ejemplar. La velocidad de Henry García, la potencia que le imprime Jonathan Donado y ese coraje de Juan Carlos Rosales en zona de ataque, son factores que debe explotar el timonel Edward Urroz, para intentar sofocar al muro defensivo de Estelí.

Lejos de sentir culpabilidad por la decisión de Concacaf, los norteños tienen una excusa más para demostrar que, independientemente del enredo en el que baila Fenifut, son el equipo más compacto del futbol nacional. El futbol más depurado y los 43 goles anotados en el Clausura, con solo nueve permitidos, respaldan su favoritismo. La UNAN tuvo balance de 24 marcados y 21 en contra, lo cual los pone contra las cuerdas estadísticamente, en la práctica no es muy diferente.

La moneda está lanzada al aire, el partido de hoy podría dejar una idea de quién será el Campeón Nacional, a esperas del juego de vuelta que se realizará el próximo sábado en el Estadio Nacional de Futbol, a partir de las 7 de la noche.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus