•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Qué Copas de Europa más difíciles han sido las dos últimas para el inmenso Real Madrid! Tanto en el 2014 como en el 2016, frente a este incómodo Atlético de Madrid de Simeone, fue necesario disputar tiempos extras, y el sábado, extenderse hasta los penales, rezando y cruzando los dedos. Finalmente, la estocada del lastimado Cristiano desde los doce pasos terminando con el suspenso, encumbrando una vez más al equipo de la realeza. Ahora hay once Copas entre Alfredo Di Stéfano (1955-56), conocido como “La saeta rubia”, y Cristiano Ronaldo (2009-16). Ese es un reto que parece inalcanzable, sobre todo, porque la posibilidad de cinco consecutivas, es casi descartable en el nuevo paralelogramo de fuerzas y flujo de dinero para contrataciones asombrosas en el futbol mundial.

Después de ese 1-1 tan escalofriante, forzado por la aparición de Sergio Ramos en las narices de Oblak, tomando ese enderezamiento magistral de Bale, merecedor de una estatua de Rodin, y la entrada impetuosa de Carrasco golpeando con el interior de su botín derecho el centro desde la derecha de Juanfran, la definición por penales, considerada no justa por quedar en manos del azar, coronó al resistente Real Madrid, que peleó frente a un adversario que careció de contundencia, con varios de sus mejores soldados heridos. El disparó de Juanfran contra el poste con la diferencia 4-3 a favor del Real, y la ejecución serena de Cristiano, impulsaron al Real Madrid a la conquista de su décimo primera Copa.  -Ronaldo ha ganado dos Champions con el Real Madrid-

El inicio de la leyenda 

La primera Copa de Europa se disputó en 1955-56 y la figura cumbre del Real Madrid era el argentino Alfredo Di Stéfano, casi “robado” al Barcelona, rodeado de ases como Rial, Gento, Muñoz, Molowny, “Marquitos”, Iglesias. Llegó a la final con el equipo francés Stade de Reims protagonizando una gran batalla que fue decidida por un gol de Rial rematando una entrega de Gento con uno de sus desbordes electrizantes. El marcador final fue 4 por 3 con el Real Madrid remontando un 0-2. Gol de Di Stéfano le dio vida al Real que empató 2-2, quedó atrás 2-3 y terminó imponiéndose en el Parque de los Príncipes de París.

En 1957, jugando en el Bernabéu, un penal ejecutado por Di Stéfano y una magistral vaselina realizada por Gento sobre la salida del arquero Sarti, facilitaron la victoria del Real Madrid sobre el Fiorentina italiano. En esa Copa, Di Stéfano marcó siete goles. Ese Real Madrid, fue el primer equipo en ganar una Copa de Europa jugando en casa. El Inter de Milán la ganó en 1965 y aunque el Roma la disputó en “El Olímpico”, la perdió en 1984.

Un gol espectacular de Francisco Gento pendientes solo 13 minutos de concluir la prórroga, le permitió al Real Madrid jefeado por Di Stéfano, nuevamente su gran goleador con 10, conquistar su tercera Copa consecutiva imponiéndose 3-2 al Milán en Bruselas durante 1958. Fue el año de la gran tragedia del Manchester United, eliminado por el Milán en semifinales. El Madrid era sin la menor duda, el mejor equipo del mundo. De 3-3 en Copas de Europa.

Después de enfrentar el duelo final a tres rivales diferentes, el Real Madrid volvió a verse las caras con el Stade de Reims, derrotándolo 2-0 con goles de Mateos y Di Stéfano, quien siguió siendo su gran artillero clavando seis estocadas. Este Madrid de 1959, que tenía al francés Kopa desde la temporada anterior y había incluido al temible húngaro Ferenc Puskas, se veía más poderoso.

En 1960, la racha se alargó a cinco títulos dejando al planeta con la boca abierta. Estrepitosa goleada por 7-3 al Eintracht Frankfurt de Alemania con tres dardos de Di Stéfano, su máximo anotador con 12 en siete juegos, y cuatro de Puskas. La grandeza de Di Stéfano y la superioridad del Real Madrid, eran incuestionables.

Pausa y larga sequía de 32 años 

El impulso no pudo continuar y fue necesario esperar hasta 1966, para la conquista de la sexta Copa, venciendo 2-1 al Partizán de Yugoslavia con goles de Amancio y Serena, borrando un 0-1 adverso. Fue la despedida de Puskas en Copas, mientras Gento funcionaba como puente entre generaciones. El brillo del Real Madrid volvía a cubrir Europa.

De pronto, dejó de salir el sol para el equipo de la realeza. Pasaron 32 años para poder obtener la séptima Copa en 1998, primera “Champions”, con un golazo del yugoslavo Mijatovic, doblegando al Juventus italiano que se quedó en cero. Dravor Suker con 4 goles fue el mejor anotador del equipo en el que militaban Roberto Carlos, Raúl, Morrientes, Hierro, Panucci y Karembeu. Un total de 18 equipos ganaron la Copa durante esa sequía del Real, según el informe de la revista Récord.

-El Real Madrid se consolidó como el rey de la Liga de Campeones-La octava llegó en el 2000. Victoria por 3-0 contra el Valencia en duelo de españoles realizado en Saint Denis, Francia. Igual que en 1998, el Real Madrid no ganó la Liga ni la Copa, pero consiguió la Champions con Raúl González marcando 10 goles y Morrientes 6 en un torneo muy difícil. El Real eliminó al Manchester y al Bayern, equipo que lo había derrotado dos veces en la fase de grupos.

Dos años después, en el 2002, la novena Copa, precisamente en el año del centenario, con una volea impresionante e inolvidable de Zidane contra el Bayern Leverkusen, en una victoria por 2-1. Raúl con 6 goles y Santiago Solari con 4, fueron los mejores artilleros, en un equipo que incluía a Figo, Roberto Carlos, Helguera, McManaman y “Guti”. En semifinales, el Real liquidó al Barcelona.

La décima, reciente en el 2014, después de otra sequía. Un cabezazo salvador de Sergio Ramos en tiempo de descuento y resonante triunfo por 4-1 sobre el Atlético de Madrid en el alargue, en un llamativo desborde ofensivo. La primera Champions en la era del General Cristiano Ronaldo, su máximo goleador y gran factor estimulante.

Y finalmente, la undécima. El sábado en Milán, en una definición por penales 5-3 al fallar Juanfran. Previamente durante el juego que terminó 1-1 incluyendo la extensión por goles de Ramos y Carrasco, el Atlético falló un penal que Griezmann estrelló en el travesaño. Una vez más, en un año sin Liga y sin Copa del Rey, pero con el más grande de los trofeos en su poder.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus