•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para triunfar 108-101 en el sexto juego, salir de entre cenizas y proyectarse a una batalla decisiva hoy en Oakland, los Warriors de Golden State necesitaron atravesar todos los círculos del infierno que nos muestra Dante. Faltando cinco minutos, ellos perdían 96-89 y el Thunder, impulsado por su público, se veía tranquilo, administrado una ventaja llegada tan largo sin necesidad de tiros largos. Créanlo, el Thunder solo acertó tres disparos de tres puntos, ninguno de Westbrook, solo uno de Durant. Pero estaban en ruta hacia una estruendosa victoria que dejaría fuera de combate al equipo super favorito, el ganador de 73 juegos, cifra récord quizás inalcanzable por los siglos de los siglos.-Thompson se creció en el sexto juego y debe repetir esta noche-

Los Warriors seguían afectados por el nerviosismo que produce la urgencia. Inseguros en los rebotes, perdiendo balones, a veces enredándose en sus propias maniobras, quemaban su esperanzas cada vez más débiles. El triple de Thompson acercándolos 92-96 con 4:40 minutos, encendió una vela que fue creciendo. Un triple de Curry con 2:48 minutos de vida estableció un empate 99-99 con Westbrook y Durant súbitamente desaparecidos. Ahí estaba el tiro largo, arma letal de Golden State, abriendo posibilidades.

Warriors aullan cerrando 

El décimo primer triple de Thompson con 1:35 minutos pendientes adelantó a los Warriors 104-101 y Curry, desequilibrante, volvió a ser en el momento preciso, el factor incidente. Los de Golden State continuaron hasta 108 puntos, mientras el Thunder se paralizaba. Juego salvado para los Warriors dejando el infierno atrás y llegando revitalizados al séptimo duelo, de vida o muerte, a realizarse hoy, boleto hacia la final en juego. Un buen momento para abrochar cinturones.

¡Qué impacto más brutal sufrió Oklahoma! Los corazones que estaban por estallar de júbilo redondeando una proeza después de decapitar a los Spurs, terminaron derritiéndose, sin un gemido. Los golpes sicológicos son más fuertes que un mazazo en la cabeza con un riel. Seguramente Westbrook y Durant, limitados a 29 y 28 puntos, una rareza, querían que se los tragara la tierra con Thompson y sus 41 puntos exigiendo una estatua en la entrada del Oracle Center. Curry en su resurgimiento, marcó 29 con 10 rebotes.

Esta noche en casa, los Warriors confían en su cañoneo largo (11 triples de Thompson y 6 de Curry en el sexto juego) para ir en busca de completar el robo de botín. Todo va a depender de la restauración de Westbrook y Durant. Cuando se encienden, son imparables. Capaces de haber empujado a Napoleón a la toma de Moscú retando al invierno. Necesitan aproximarse a eso hoy para poder superar el esfuerzo combinado de Thompson y Curry.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus