•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Para el nicaragüense Cheslor Cuthbert la tarde de ayer no fue perfecta, pero sí emocionante, pues bateó de 3-1 y con su imparable en la octava entrada empujó la carrera de la victoria de los Reales de Kansas City, que se impusieron 5-4 ante los Medias Blancas de Chicago, mientras que para Erasmo Ramírez, la tarde sí fue perfecta, pues aunque su equipo perdió 2-1 ante los Yanquis de Nueva York, él lanzó un episodio impecable y bajó su efectividad a 2.37.

En su primer turno ante los envío de Chris Sale, uno de los lanzadores más dominantes y ganadores de todas las Grandes Ligas, Cuthbert se ponchó haciéndole swing a una bola rápida de dos costuras que viajaba a 94 millas por hora (mph). El juego estaba 2-1 a favor de los Reales. Era la segunda entrada.

Luego, en el quinto episodio, Cheslor abrió tanda por Kansas City y Sale lo dominó en elevado al jardín derecho. Para en ese momento, los de Chicago ya le habían dado vuelta al marcador y ganaban 3-2. Posteriormente, en la séptima entrada, con Chris Sale todavía en la loma, el pelotero costeño volvió al cajón de bateo para retar a quien lo había dominado en par de ocasiones, y tras un peleado turno, en el que conectó cinco foul, le ganó la batalla  y negoció base por bolas. 

En su último turno, el pinolero llegó con la misión de empujar la carrera que pusiera arriba a Kansas City y lo hizo. Los Reales entraron a la octava entrada perdiendo 4-2, sin embargo, la ofensiva despertó y no tuvo compasión de los relevistas de Chicago. Cuando Cuthbert apareció bate en mano, el marcador ya había sido empatado y las bases estaban llenas, con cuenta de 2-1, el muchacho hizo swing y conectó un batazo incómodo por la segunda base, Brett Lawrie se lanzó por la bola, logró atraparla, pero ya no pudo tirar a primera. Cheslor estaba en la inicial celebrando que le había dado la carrera del triunfo a su equipo. Terminó con promedio de .257.

Erasmo, perfecto 

El rivense entró en la novena entrada, en sustitución de Xavier Cedeno. El juego estaba 2-1 a favor de los Yanquis. Enfrentó a tres bateadores, de los cuales ninguno le sacó la pelota del cuadro. El primero de ellos, Ronald Torreyes, falló en rola a la segunda base, Jacoby Ellsbury fue dominado en roletazo al campo corto y Brett Gardner en batazo a la segunda almohadilla. Seis lanzamientos fueron suficientes para que el nica dominara a sus tres rivales e hiciera descender su efectividad a 2.37.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus