•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con la impresión de que no pisó el acelerador a fondo, el Real Estelí venció a la UNAN–Managua 2-0 en el partido de ida de la Finalísima y dio un paso importante en la búsqueda del título de Campeón Nacional. Carlos Chavarría reafirmó su estado de gracia frente al marco y anotó el primer gol del encuentro, su segunda anotación en partidos consecutivos, tras el facturado al Walter Ferretti en la final del Clausura.

El equipo capitalino llegó al partido golpeado anímicamente, sabiendo que incluso convirtiéndose en Campeón Nacional no daría marcha atrás a la decisión impuesta por la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Futbol (Concacaf), de nombrar al Real Estelí como representante de Nicaragua para la próxima edición de la Liga de Campeones.     

Desde los primeros minutos del encuentro, los universitarios dejaron claras sus intensiones de establecer un juego de contacto, llegando a chocar en cada intento de recuperación de balón, eso sí, sin perder el interés de generar opciones de peligro. Los norteños crearon las primeras jugadas manifiestas de gol, pero les falló la puntería y malograron un par de acciones claras que pudieron ponerlos al frente en el marcador muy temprano.

Extrañamente, pasados los quince minutos del primer tiempo, los estelianos cedieron la iniciativa a los académicos y permitieron libertades en zona defensiva que pudieron costarles caro. Daniel Reyes y Henry García se combinaron en ataque e inquietaron a los zagueros rojiblancos en par de ocasiones, obligando a intervenciones acertadas del arquero Henry Maradiaga.  -Carlos Chavarría adelantó a los norteños en la pizarra-

Fue necesario que el capitán Elmer Mejía pusiera la pausa, el inteligente zaguero norteño no solo fue incidente rechazando balones envenenados, también fue oportuno distribuyendo el esférico para dar el respiro necesario a favor de su equipo. El resto fue la peligrosidad que ofrecen Luis Manuel Galeano y Chavarría, que acompañados por David Lazari, propiciaron el desgaste físico de los defensores capitalinos, cuya calma llegó con el silbato que anunciaba el final de la primera parte.

Llegan los goles

Tras el descanso, apenas a los diez minutos del tiempo agregado, los estelianos se pusieron al frente por medio de “Chava”, quien aprovechó un rebote del arquero tras un disparo potente de Lazari, para mandar a dormir el balón al fondo de las redes, mientras el guardameta Palomino estaba imposibilitado.

Hasta ese momento el marcador reflejaba lo que ocurría en el partido, un dominio casi total de los locales, que aún sin el apoyo de su afición, al jugar a puertas cerradas por una sanción que les impuso la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut), supieron sacar provecho a la localía y establecieron su filosofía de juego, combinando la posesión del balón, con la precisión en los pases y la efectividad frente al marco.

Ciertamente la UNAN demostró agallas y aguantó las insistentes embestidas del “Tren del Norte”, sin embargo, las distracciones de ellos y el aprovechamiento de los norteños fue la fórmula perfecta para que la pizarra se pusiera 2-0. Fue en las postrimerías del partido, cuando Elmer Mejía, demostrando su garra, sacó un remate potente de pierna izquierda desde la frontal, rasante y pegado al poste izquierdo del arquero para ampliar la diferencia.

El tanto del capitán rojiblanco sentenció el partido y deja el camino abierto al Estelí de cara al partido de vuelta de la Finalísima, que se jugará el próximo sábado en el Estadio Nacional de Futbol, a partir de las 7 de la noche. Ahí se conocerá al campeón absoluto del balompié pinolero de Primera División, etiqueta que de momento le pertenece a los estelianos.      

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus