•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Apelando a la deportividad, la UNAN–Managua enfrentó el domingo al Real Estelí en el partido de ida de la Finalísima y el próximo sábado, en el Estadio Nacional de Futbol, recibirá a los norteños para cumplir con las bases de competencia del campeonato, cuyo único premio será el reconocimiento de Campeón Nacional, una vez que Estelí fue asignado para jugar en la Liga de Campeones de la Concacaf.

Después del revés 2-0 sufrido en el Estadio Independencia, el término “trámite” se acentúa en el campamento de los universitarios. La superioridad establecida por el “Tren del Norte” fue el reflejo del ritmo que estableció durante el Clausura y no parece que eso pueda cambiar en una semana. Si previo al primer partido la etiqueta de favorito pertenecía a los estelianos, la ventaja conseguida en casa respalda esa nominación.

El peso que establecen Luis Manuel Galeano, Carlos Chavarría y compañía, es una carga que difícilmente soportará el conjunto académico. Mientras la UNAN mide su categoría en libras, los estelianos lo hacen en tonelaje, y aunque quisieron aguantar el ritmo que inyectaron los norteños como locales, acabaron cediendo, sin contar con varios desaciertos de su rival frente al marco y las intervenciones del arquero Palomino.

Asunto de tiempo 

No es ninguna sorpresa que el Real Estelí tenga mayores posibilidades de convertirse en campeón absoluto por decimotercera ocasión y nada hubiese cambiado si Concacaf hubiere aceptado que el representante de Nicaragua en la Liga de Campeones se decidiera a través de una Finalísima. La fórmula es simple, el equipo más compacto, con mayores argumentos futbolísticos y el más acertado frente al marco rival ocuparía el puesto en “Concachampions” y ese seguiría siendo el “Tren del Norte”. 

  • 2 goles de ventaja logró el Real Estelí en el partido de ida de la Finalísima.

Es aplaudible la actitud de los académicos, su coraje para intentar hacer daño al Estelí, arriesgando que pudieran encontrarlos mal parados y el sacrificio físico siguiendo la pelota, merece reconocimiento. Todo lo anterior son factores importantes dentro de una institución, sin embargo, las características de Estelí cumplen con la demanda de un equipo líder, que impacta y sabe matar. El factor Chavarría es otro asterisco, es tan tenebroso con el balón en los pies, capaz de desestabilizar una muralla defensiva, amagando en la carrera, haciendo desbordes veloces y dando el zarpazo en el momento oportuno. ¿Así quién no?, diría Edgar Tijerino. El campeonato de los norteños es crónica de un título anunciado. Por el bien del espectáculo, ojalá los universitarios le hagan frente en el juego de vuelta.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus