•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Lo infernal, lo siniestro de enfrentarse a los Warriors, es escuchar el zumbido de sus tiros largos volando hacia el cesto, esos que valen tres puntos, sin poder hacer algo para impedirlo. Tal bombardeo, en dependencia del porcentaje en efectividad, mata. Lo comprobó el agresivo Thunder de Oklahoma en los dos último juegos de la serie de siete por el banderín de la Conferencia del oeste, viendo desvanecerse sus ventajas al ser víctima del implacable cañoneo largo.

Una gruesa diferencia 

Para ganar el sexto duelo 108-101 y nivelar la serie 3-3 pese a no poder ganar ninguno de los tres primeros períodos, los Warriors superaron al Thunder en triples 21-3, una diferencia de 18 que incluyó los 11 de Klay Thompson, cifra record en Playoffs, y para asegurar su boleto a la final de la NBA, los de Golden State, volvieron a venir desde atrás para imponerse 96-88 con superioridad en triples 17-7, una ventaja de 10, decisiva. Fueron los francotiradores de los Warriors quienes resolvieron la difícil ecuación planteada por Oklahoma, equipo que ahogó a los Spurs.

Aunque la frecuencia de Curry, quien logró más de 400 triples en la temporada, no fue frenética, ofreció el aporte necesario en cierres de juego para ser incidente, con esa frialdad y certeza, que caracteriza a los pistoleros como Johnny Ringo o Doc Holliday. Ojo, tanto Curry como Thompson, están tardando en calentarse y eso afecta seriamente a Golden State, obligándolo a remontar. Sin embargo, una vez que se ajustan, se convierten en imparables. Los Warriors forzaron un empate 54-54 en el tercer período con cuatro triples desde diferentes ángulos, y después se volcaron utilizando esos disparos como factor de desequilibrio.

Creciendo en los cierres 

Recortados drásticamente en las tres derrotas de Golden State, tanto Thompson como Curry registraron crecimientos espectaculares en las dos últimas batallas para sacar del hoyo al equipo de Steve Kerr y empujarlo hacia una resurrección llamativa, que no borra dudas sobre ciertos aspectos del juego, cargados de inseguridad, sobre todo en lo referente a pérdidas de balón y rebotes ofensivos, fallas que pueden ser mejor aprovechadas por los Cavaliers, capaces de ganar dos juegos en el 2015 antes de perder cuatro, sin poder contar con Irving y Love, una amputación significativa.

El fortalecimiento de Curry en la restauración de sus facultades, dando la impresión que la torcedura en uno de sus tobillos, el esguince en una de sus rodillas y la inflamación en el codo consecuencia de una caída, han quedado atrás, es la mejor noticia en el campamento de los Warriors que habían visto agrietarse su confianza. El jueves se levanta el telón. ¿Qué tanto se ha debilitado el favoritismo de los Warriors después de haberlos visto dos veces con la soga al cuello flaqueando ante el Thunder? Pienso que ahora estamos viendo a los Cavaliers más peligrosos, y capaces de impactar.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus