•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los Warriors, pese al raro ocultamiento de Stephen Curry y Klay Thompson durante largos ratos, respondieron a su favoritismo, cerrando en forma impetuosa, aprovechando al máximo el impulso de los hombres que salieron del banco, encabezados por el inspirado Shaun Livingston, para derrotar a Cleveland 104-89 en la primera batalla de la final 2016 en la NBA.

Faltando seis minutos, no quedaba nada por discutir. La ventaja de 20 puntos conseguida por los Warriors, pese al insospechado decrecimiento y pobre aporte de los “ases” Stephen Curry y Klay Thompson, sepultaba las esperanzas que los Cavaliers hincharon con su reacción en el tercer cuarto, adelantándose cuatro veces por un punto. Sorprendentemente, el marcador final 104-89 fue edificado por jugadores que salieron del banco de Golden State, como Livingston, Iguodala y Barbosa, sueltos como lobos, haciendo estragos en el campamento de Cleveland. 

El esfuerzo de LeBron 

Una vez más, LeBron ofreció cifras llamativas sobre su utilidad, con 23 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias, pero su esfuerzo de casi triple doble, con el agregado de 26 puntos de Irving y 17 de Love, fue insuficiente al no funcionar los hombres de reemplazo, y encontrarse frente a una defensa enérgica y constantemente asfixiante. Curry cerró con 11 puntos y Thompson con 9, pero antes de caer el telón, cada uno de ellos clavó un triple, terminando de aguijonear el “cadáver” de los Cavaliers.

Desde que sonó la trompeta, se soltaron las fieras y los Cavaliers se adelantaron con un triple de Kevin Love, casi de inmediato, doble de Bogut aprieta la pizarra. La cancha comenzó a incendiarse. Empates a 5, a 7 y 9 puntos levantaron el voltaje, ante que los Warriors tomaran ventaja de 5 puntos y Cleveland reaccionara aproximándose 15-16, para ceder el período inicial por cuatro puntos, 24-28, con equilibrio en el duelo de triples, 3 de Golden State y 2 de los Cavaliers. En el duelo particular LeBron-Curry, ventaja del león veterano 8-6, con Cleveland adelante en rebotes 10-8. Nada claro para el futuro inmediato del partido.

Una defensa eficaz 

El apriete de tuercas de los Warriors en el segundo cuarto fue muy efectivo cerrando espacios, anticipando y provocando desajustes a un equipo que necesitaba maniobrar unos pasos más para penetrar y tirar de corta distancia. La ventaja de Golden State fue estirada a 14 puntos (43-29) aprovechando el aporte de la banca, la incidencia de Iguodala, con Curry y Thompson sin triples en este trayecto. Cleveland recortó a 9 puntos (38-47), con 2.52 minutos pendientes, y cerró atrasado con la misma diferencia (43-52), limitado LeBron a 11 puntos y Curry raramente congelado en 6 después de fallar cinco tiros de campo.

Qué extraño ver a Curry y Thompson entrando al descanso de medio juego con 6 y 4 puntos. ¿Habrá ocurrido algo parecido en algún momento de la temporada? No lo creo. Aún desde una hamaca, ellos son más efectivos. Sin embargo, la distribución de esfuerzos conseguida desde el banco, las apariciones y el canasteo de Livingston, el apoyo de Barbosa y la presencia de Barnes, mantenían a distancia a los Cavaliers, al borde de la desesperación sujetados por una enérgica defensa.

Cambio de metralla 

La reacción de los Cavaliers y un furioso cambio de metralla durante el cual el marcador cambió de dueño ocho veces, moviendo las cifras de 56-52 a favor de los Warriors a 69-68, siempre del lado de Golden State, cerrando con un doble del oscurecido Curry y triple del encendido Iguodala, para mantenerse al frente 74-68, aunque perdiendo el período 25-22. La agitación entre una intriga sostenida, con ventaja en la pizarra, ocultaba el encadenamiento de los matadores Curry a Thompson, reducidos a 8 y 6 puntos, pero con Green, Iguodala, Livingston y Bogut con dobles dígitos.

El arranque huracanado de los Warriors en el despegue del último cuarto resultó determinante. Con un furioso y preciso cañoneo, el equipo de Golden State se adelantó por 16 puntos (88-72), más delante aumentó la diferencia a 20, y los de Cleveland, aunque trataron de incorporarse, no volvieron a ver salir el sol, siendo doblegados 104-89 en la primera batalla.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus