•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Se levanta hoy el telón de la Eurocopa en Francia y nos encontramos frente a un oleaje de intrigas, y la posibilidad de ser estremecidos por alguna sorpresa, como la coronación de Dinamarca en 1992 después de ser rescatada del bolsón de los eliminados en la fase previa, tomando el lugar de Yugoslavia, que no pudo competir por la Guerra de los Balcanes; y el triunfo resonante de Grecia en el 2004, empujando a Portugal al abismo en Lisboa, obviando a Cristiano Ronaldo.

Como siempre, Alemania con todos sus sectores bien cubiertos, con Kroos, Müller, Neuer, Gotze, Ozil, Khedira, Boateng, Howedes y Mario Gómez, aparece al frente entre los favoritos como un ganador de tres Euros estando en seis finales desde que el evento se puso en marcha en 1960 con la Unión Soviética del legendario arquero Lev Yashin “La araña negra”, derrotando a Yugoslavia 2-1 en partido extendido a tiempo extra.

¿SEGUIRÁ LA RACHA?

Aunque el seleccionado español, incapaz de atravesar la fase de grupos en el último Mundial, ha perdido brillo decreciendo en las valoraciones, no puede ser subestimado lanzado en busca de su tercer título consecutivo, después de sus ruidosas conquistas en el 2008 y el 2012, con una generación de jugadores quizás irrepetible. No estará Xavi, pero la presencia de Iniesta y Fábregas en la construcción, la capacidad de penetración de Pedro, Silva y Morata, y la garantía que ofrecen los centrales Piqué y Ramos, con Jordi y Juanfran por los costados, y la seguridad de De Gea en la cabaña, obligan a mirar con respeto al equipo de Vicente del Bosque.

Francia, por su potencial y ser local, tiene que ser considerado un equipo temible. Su gran figura es Paul Pogba, con Griezmann, Giroud y Martial cuchillos en mano. El aporte de Matuidi y la firmeza atrás de Patrick Evra, Koscielny, Rami y Sagna, con Lloris entre los palos, permiten calificar a Francia como un serio aspirante persiguiendo un tercer título después de los atrapados en 1984 y el 2000, derrotando a España e Italia en las finales.

UN EQUIPO EN PIE DE GUERRA

La advertencia ¡ojo con Bélgica! hay que tomarla muy en serio. El equipo de “los diablos” dirigido por Marc Wilmots se ha convertido en una seria amenaza, capaz de gritarle y golpear a cualquier rival. Su arquero es Thibaut Courtois, uno de los mejores del mundo, y cuenta con los formidables Eden Hazard y Kevin de Bruyne, respaldados por Mertens, Lukaku, Kompany y Fellaini. La atracción por la conquista de su primera Euro es muy fuerte y tiene soporte.

¿Se puede calificar a Italia, que no gana una Euro desde 1968, como mete miedo? Este es un equipo que nunca puede ser colocado al margen de la cuartilla. El veterano inagotable Gianluigi Buffon sigue en el arco, tan terco como el Moisés de Miguel Angel en la iglesia de San Pedro en cadenas. Los pilares que tratarán de sostener la esperanza son Bonucci, Barzagli, Montolivo, Florenzi, Darmian, Pelle y Zaza.

CRISTIANO, TRANQUILO

No pregunten por Holanda, gran ausente eliminada por República Checa que exige atención, lo mismo que Portugal con Cristiano al frente, instalado en un grupo cómodo con Islandia, Austria y Hungría, por supuesto Croacia equipo mordedor, obviamente Inglaterra aunque nunca ha sido finalista, la difícil Turquía, más Ucrania y Suecia. Un torneo altamente competitivo muy superior a la Copa América.

¿Grupo de la muerte? Según los entendidos, será el E, que reúne a Bélgica, Italia, Suecia e Irlanda, pero el que más me impresiona es el D, con España, República Checa, Turquía y Croacia, por lo impredecible de cada batalla.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus