•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El legendario boxeador Mohamed Alí completó ayer su último viaje con una multitudinaria procesión hacia su tumba que mezcló emoción, gloria y fervor universal.

Miles de personas despidieron con gritos, pancartas y flores al deportista a quien el expresidente estadounidense Bill Clinton calificó como “un soldado universal de nuestra humanidad común”.

El cortejo con los restos del boxeador recorrió su ciudad natal de Louisville y culminó con una ceremonia pública, antes de ser sepultado en la más estricta intimidad familiar. Clinton y el comediante Billy Crystal leyeron discursos fúnebres.

“Todos tenemos una historia con Alí. Es el regalo del que todos tenemos que sentirnos más honrados hoy”, apuntó Clinton. “Siempre voy a pensar en Mohamed como un hombre de fe, verdaderamente libre”.

La ceremonia, que comenzó con un canto del Corán, cerró dos días de homenaje al tres veces campeón mundial de los pesos pesados, que falleció hace una semana a los 74 años tras más de tres décadas de intensa lucha contra la enfermedad de Parkinson.

Distribuidas gratuitamente, las 15,500 entradas para la ceremonia se agotaron el miércoles en media hora.

Los que antes acudieron a su multitudinario cortejo lo hicieron en un ambiente festivo, aplaudieron, se tomaron fotos, lanzaron globos y entonaron al unísono el nombre de Alí en una larga mañana soleada.

Durante más de dos horas, el féretro avanzó despacio por la ciudad de Louisville, de 600,000 habitantes, en el estado de Kentucky, donde nació el astro del boxeo y defensor de los derechos civiles.

El cortejo pasó por delante de la casa en la que creció, por el Alí Center y el Center for African American Heritage -que destaca la vida de los negros en Kentucky- y por el Bulevar Mohamed Alí, antes de llegar al cementerio Cave Hill, donde fue sepultado en presencia de sus seres más cercanos.

Un héroe universal y polifacético

Entre los miles que se congregaron al borde de las avenidas se encontraban personas llegadas desde África o Asia.

El presidente Barack Obama no asistió (porque acudió a la graduación de su hija), pero envió un mensaje leído durante la ceremonia en honor a un hombre que dijo fue para él un “héroe personal”.
Toya Johnson, una mujer negra que reside en el barrio en el que creció Alí, acudió a este último homenaje con una camiseta con la imagen de la leyenda.

“He llegado desde temprano para estar segura de poder situar mi silla en la sombra. Estoy orgullosa de estar aquí”, confió la mujer a la AFP.

“Encarnaba la esperanza para todo este barrio, los jóvenes siempre le han tomado como ejemplo”, añadió.

El boxeador con paso de bailarín y puños de acero descansará en la ciudad donde nació, en el corazón de un país que lo vilipendió o lo idolatró, de acuerdo a los tiempos.

“Volar como una mariposa”

Pero, en definitiva, ¿quién fue enterrado este viernes en Louisville? ¿Fue el pequeño Cassius Clay, conmocionado por el robo de su bicicleta? ¿el gigante del ring, que derribó a pesos pesados en los “combates del siglo”? ¿el obstinado adversario de la guerra de Vietnam? ¿el poeta que “vuela como mariposa (y) pica como abeja”? ¿el militante atraído por la radical visión de Malcom X? ¿O el pacífico humanista que pregonaba la tolerancia religiosa? En rigor, fueron todos ellos en un solo hombre.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus