•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Qué mal la está pasando Juan Carlos Ramírez en Grandes Ligas con los Rojos de Cincinnati. El gigante lanzador no ha logrado establecerse pese a formar parte de uno de los bullpens más vulnerables de todas las Grandes Ligas. Al contrario, se ha contagiado de esa vulnerabilidad, convirtiéndose en un pícher que no es garantía desde el montículo, que constantemente está metiéndose en problemas y que recibe muchas carreras.

Lo escribí en un enfoque sobre el mismo JC hace varias semanas, y lo repito en un contexto aún más complicado para el nica, Ramírez no estaría en Las Mayores si perteneciera a otra organización. Aclaro, no estoy poniendo en duda el talento del carabinero nicaragüense, pero creo que no ha respondido a las expectativas, que no ha logrado hacer los ajustes necesarios para presentar su mejor versión.

El problema es que JC no ha mostrado mejorías, al contrario, su efectividad ha desmejorado estrepitosamente con el pasar de los días. En abril, lanzó para 2.25, producto de recibir 2 carreras limpias en 8 entradas completas. En mayo, terminó tirando para 7.36, por permitir 9 anotaciones limpias en 11 episodios. En junio, lanza para 15.75, pues permite 7 carreras en 4 innings. Globalmente, el nica tira para 7.04 en esta temporada, en la que permite 18 anotaciones limpias en 23 episodios completos. Esto evidencia que la asignatura de mostrar avances sigue pendiente para Juan Carlos.Hasta antes de ayer,  Ramírez había participado en 21 juegos, de los cuales solamente en 9 no había recibido imparables, laborando como máximo un episodio por desafío. En la presente campaña, únicamente en un juego ha lanzado tres entradas completas y solamente en tres ha tirado 2 innings completos. Es válido señalar que estos cuatro juegos de más de un episodio de labor, fueron entre el 22 de abril y el 7 de mayo. Por otro lado, JC permite al menos una carrera en 10 de los 21 encuentros en los que ha visto acción, incluyendo dos de 4 anotaciones limpias cada uno.

Es evidente que al muchacho le urge reinventarse y salir de los escombros, catapultándose con la velocidad de sus envíos a un alto nivel de estabilidad y seguridad, que consecuentemente le permitan alcanzar mayor notoriedad en el mejor beisbol del mundo. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus