•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Rusia, apenas cuatro días después de su convulso debut en la Eurocopa, marcado por los disturbios violentos en Marsella antes y después del empate 1-1 con Inglaterra, juega su segundo partido hoy en Lille frente a una Eslovaquia en apuros.

La UEFA decidió ayer martes oficialmente que Rusia será excluida del torneo si sus hinchas vuelven a protagonizar incidentes violentos en un estadio de la Eurocopa. Con esa espada de Damocles sobre su cabeza y un ojo pendiente de la grada, los rusos buscarán una victoria que les ponga en la autopista que conduce a los octavos de final.

Evitaron la derrota el sábado en el descuento final ante los ingleses y ese punto puede ser muy importante, siempre que sume los tres contra una Eslovaquia que llega herida, después de perder 2-1 ante el Gales de Gareth Bale en el debut.

Presión a Inglaterra

El resultado de hoy en Lille podría añadir una dosis extra de presión a los ingleses, que se enfrentarán un día más tarde, el jueves, a Gales en Lens. El partido entre rusos y eslovacos se juega en Lille, en el norte de Francia, muy cerca de Bélgica, pero este martes aficionados rusos fueron controlados por la policía en el sur y serán expulsados del país al representar una amenaza para el orden público.

Se disponían a viajar este martes en autobús hacia Lille. La posibilidad de una revancha entre ‘hooligans’ rusos e ingleses, después de los disturbios de Marsella -los más graves el sábado, con 39 heridos-, ha sido uno de los grandes motivos de preocupación en los últimos días para las autoridades francesas, ya que Lille y Lens, donde los ingleses juegan contra Gales el jueves, están muy cerca.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus