•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sexto juego en Cleveland, y la posibilidad abierta para que los Cavaliers puedan forzar un equilibrio 3-3, proporcionándole un cierre electrizante a esta final del 2016 en la NBA. Todavía admirados por la forma en que los de Cleveland se impusieron en el quinto duelo, ganando tres períodos consecutivos después de perder ajustadamente el primero, no creo que Irving y LeBron sean capaces de hacerlo otra vez, no al mismo tiempo. 

Eso no quiere decir que le esté negando a los Cavaliers la opción victoriosa esta noche, incluso regresando Green a la otra trinchera, porque la pérdida de Andrew Bogut en estos momentos, tiene significado, pero no voy a tratar de tapar con un dedo la terrible dificultad de ganarle tres juegos seguidos a este impresionante Golden State. ¡Ah, si Irving y LeBron pueden hacerlo otra vez, amanecerá nublado en Oakland, y temblando! De eso estoy seguro, tanto, como de ver a la incertidumbre haciendo un strip tease antes del silbato para activar el duelo decisivo.

El factor Curry debilitado 

Me acosté pensando: no, no podrán hacerlo otra vez. Es demasiado. LeBron con 41 puntos, 16 rebotes, siete asistencias, tres robos y tres bloqueos, imponiendo el peso de su presencia. Un “Monstruo”. Irving, también con 41 puntos, super enfocado, abriéndose paso hacia el cesto enemigo con furia, fe y precisión. Par de fieras haciendo estragos. -Stephen Curry querrá acabar con la serie esta noche-

El factor Curry sigue siendo clave. Hasta hoy no hemos podido ver lo mejor del jugador seleccionado por unanimidad como el Más Valioso, porque después de sufrir ese esguince, no reposó lo suficiente apurado por las exigencias que planteó el Thunder. Y una clara señal de eso, es la renuncia de Curry a los Juegos Olímpicos, que siempre son un atractivo hasta para Michael Jordan encontrándose ya en la cima. Curry no irá por estar necesitado de recuperarse plenamente. Sí puede elevarse con rendimientos como el registrado en el cuarto juego, pero no logra sostenerse en ese nivel.

La alineación de la muerte que usa Steve Kerr con Curry, Thompson, Iguodala, Barnes y Green, puede obviar a Bogut en su duelo con un equipo de tres cabezas, LeBron, Irving y Smith, porque Kevin Love ha sido reducido a muy poco, tanto que –independientemente de lo que puede impactar en ratos de inspiración- si no es utilizado, no hay lamentos. Agreguen que incluso sin Bogut, la banca de Golden State es más incidente y efectiva que la de Cleveland.

Hasta hoy, misión imposible 

Se informa que solo dos de los 32 equipos que han estado contra las cuerdas 1-3 en finales de la NBA lograron extenderse hasta un séptimo juego, los Knicks en el 1951 y los Lakers en 1966, y ambos perdieron. Es difícil escuchar a alguien decir que los Cavaliers serán el primer equipo en hacerlo, a menos que Irving y LeBron, sigan tan agigantados como en el quinto juego, y Curry no recupere completamente su capacidad de destrucción.

  • 41 puntos anotó James en el quinto partido de la final, igual que Kyre Irving. 

Hoy podría ser el último juego. ¿En qué cancha y frente a cuál multitud se achican los Warriors? Así qué, no importa si se juega en Cleveland. Si la alineación de la muerte responde, ni siquiera la continuidad de Irving y LeBron podrán impedir la coronación de los Warriors. Lo interesante es que lo visto en el quinto juego, nos ha puesto a dudar, no de los Warriors pero si del nivel de capacidad de agresión que pueden conseguir los Cavaliers. La intriga de hoy ¿lo harán otra vez?, es realmente gigantesca. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus