•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El 8 de septiembre del 2015, Nicaragua vivió una noche de alegrías y lágrimas. Aquel Estadio Nacional copado por más de 19 mil almas, fue testigo de la grandeza que acarició la Selección de Futbol, al quedarse a pocos minutos de avanzar a una cuarta fase de eliminatorias mundialistas contra Jamaica. Un gol de los jamaiquinos en la agonía del encuentro le rompió el corazón a un país.

Esa noche en el coloso se encontraba el actor, presentador y escritor Gabriel Traversari. Él, como un aficionado más, vivió el nerviosismo, la pasión, la alegría, y la tristeza final que dejó el encuentro. Esa imagen de los jugadores llorando en el terreno con la multitud apesarada, dejó una idea imborrable en su mente y corazón, que luego de meditarla durante varios días decidió realizarla, plasmando todas las vivencias de ese partido en la obra titulada Azul y Blanco, 90 minutos que unieron a Nicaragua, el libro que será presentado este miércoles.

¿Cuándo y dónde nace exactamente la idea de escribir este libro de futbol?

Creo que no había terminado de salir del estadio aquel 8 de septiembre del 2015, cuando, se podría decir, tuve el chispazo por primera vez, la epifanía. Leve, pero reverberante. Ver aquella multitud envuelta en fervor patrio, sacudida por la desilusión de una injusta derrota, pero a la vez repleta de orgullo, honra y compañerismo que me impactó mucho. Recuerdo que la mitad de los espectadores permanecimos sentados en las gradas un rato considerable después del pitazo final, analizándolo todo y comprendiendo cuán valioso había sido este suceso deportivo, a nivel futbolístico, pero, más aún, a nivel humano.

¿No sentiste que era un riesgo meterte a elaborar un libro sobre futbol cuando en nuestro país este deporte todavía no está entre las dos disciplinas top?

Creo que esto es lo que hace que el libro sea más interesante aún y lo que demuestra una vez más que este evento trascendió el deporte como tal. Somos un país históricamente arraigado al beisbol y al boxeo, sin duda alguna, pero, que yo sepa, lo que ocurrió aquella noche con el futbol nacional no ha sucedido nunca con ninguna de nuestras más destacadas aficiones deportivas. Jamás 20,000 almas habían rebasado un Estadio Nacional, jamás un partido había paralizado un país entero. 

¿Cómo lograste reunir a tantos cronistas experimentados para que aportaran su grano de arena en el libro?

Bueno, ante todo, aprovecho para agradecer tu contribución. Tus vivencias de aquel partido han ayudado a revivir parcialmente lo que fue, en su momento, el sentir colectivo de todo un país. Pienso que la obra tiene una base académica sólida y sustanciosa gracias a todas las personalidades que participan en el libro, desde nuestros comentaristas y expertos nacionales a figuras como Álvaro Morales, de ESPN, y la bella y talentosa Elizabeth Pérez, de Deportes CNN. Me parece que creamos un “dream team” ideal, cada escritor enriqueciendo la narrativa desde un punto de vista muy personal y diferente. 

¿Cómo se dio la participación de Álvaro Morales y Elizabeth Pérez, dos periodistas que quizás no conocen mucho de nuestro deporte?

Ambos vivieron muy de cerca la proeza heroica de nuestra Selección Nacional de Futbol. Yo a Elizabeth la conozco desde mi época en Miami y respeto mucho su trayectoria, y a Álvaro lo sigo con regularidad por ESPN. Sabía que él había identificado a nuestra escuadra Azul y Blanco como el “Gallo Pinto Power” y eso me llamó mucho la atención, y luego me dijeron que parte de su familia es nicaragüense. Pensé, pues, que estas dos respetadas personalidades le darían un toque de prestigio adicional a la obra.

¿Cuál es el propósito de la obra? ¿Qué quieres transmitirle a los que lean el libro?

Son tres cosas, primordialmente. Primero, que es fundamental validar los logros de nuestra gente, reconocer y celebrar los dignos esfuerzos de aquellos que luchan por destacarse y marcar pautas en Nicaragua. Segundo, que no es solo indispensable sino que necesario soñar, asumir retos y expresar nuestra potencialidad. Y, finalmente, que es nuestro deber poner en práctica constante todas las cualidades que demostramos durante aquel partido contra Jamaica. La unión es un arma poderosa.

¿Qué fue lo más difícil en la elaboración de la obra, los obstáculos que se te presentaron?

No hay nada más complicado en este tipo de emprendimientos que obtener la ayuda financiera para poder sustentarlos. Con un amplio presupuesto todo es más fácil y mucho más rápido. A veces es frustrante para mí esta lucha por conseguir apoyo; sobre todo cuando pienso en las banalidades que a veces priorizamos, comercial y culturalmente hablando. Pero aparecen ángeles que comparten tu visión.

  • 3 libros ha escrito Gabriel Traversari en su carrera: “Antes de la Aurora”, “Vernáculo: Encuentros con mi Tierra”, y “La Hija del Dictador”.

¿Te deja del todo satisfecho el trabajo final?

Me complace mucho poder trazarme metas y ver cómo, con tenacidad y perseverancia, las logro cumplir. Claro que siempre habrá inconformidades, sobre todo para un excesivo perfeccionista como yo, pero por lo general creo que se cumplió con el cometido y que el público disfrutará del producto final, 90 minutos.

¿Si tuvieras que escoger un momento que te haya marcado del libro, cuál sería?

Más que del libro, del proceso y eso, sería ver impresas sus últimas páginas. Yo he sido parte de este concepto desde sus inicios, y he supervisado hasta el último detalle hasta el último instante. Para poder incluir a Elizabeth en nuestra presentación oficial del libro tuvimos que trabajar intensamente en la imprenta, y eso ha significado estar allí a veces hasta las 3 de la mañana varios días seguidos. Ver el libro armado, apreciarlo, incluso objetivamente, es algo que me llena de mucha satisfacción.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus