•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Erasmo Ramírez vivió ayer una pesadilla en el Estadio de los Indios de Cleveland, equipo que lo atacó inmisericordemente y le propinó su quinta derrota de la actual temporada en las Grandes Ligas. El lanzador rivense entró en el octavo episodio, cuando el juego estaba empatado a cuatro carreras, marcador que permitía sostener viva la esperanza de verlo conseguir su octava victoria del año, pero de pronto, la esperanza fue arrebatada bruscamente y fue imposible volver a creer en el triunfo. Todo fue una ilusión efímera.

En relevo del abridor Drew Smyly, Erasmo subió al montículo para enfrentar al tercer bateador en la alineación de los Indios, el short stop Francisco Lindor. Tan solo fue necesario un lanzamiento del carabinero nicaragüense para que el bateador boricua depositara la pelota al otro lado de la barda del jardín derecho. Ese fue el primer golpe que recibió Erasmo en su tan corta actuación ante Cleveland.

Tras la estocada de Lindor, Ramírez dio señales de recuperación ponchando a Mike Napoli, pero no tardó mucho en ser llevado al infierno nuevamente. Carlos Santana le conectó imparable y, tras doblegar a José Ramírez en línea que fue atrapada por el jardinero izquierdo, el veterano Juan Uribe le pegó cuadrangular por el jardín central. Erasmo solamente giró su cuerpo hacia los jardines, observó que la pelota estaba en territorio donde no podía ser atrapada y se llevó las manos a la cabeza, haciendo un gesto de total frustración. El juego que había recibido empatado 4-4 y con posibilidades de ganarlo, lo estaba perdiendo 7-4 en tan solo dos tercios de innings.

Eso fue todo para el muchacho que tanto asombro provocó en el inicio de la temporada. Con un out pendiente fue retirado de la loma de los infartos y sustituido por Tyler Sturdevant, quien terminó la entrada sin permitir más daño.

  • 3.49 la efectividad de Erasmo Ramírez tras la actuación de ayer.

El juego terminó 7-4 a favor de los Indios de Cleveland con la derrota para el pinolero, quien vio desmejorar su efectividad a 3.49 y su récord a 7-5.

El Erasmo que fue visto ayer en Cleveland, con esos gestos de frustración tras ser golpeado con tanta contundencia, trajo consigo el recuerdo del Erasmo que lucía tan vulnerable con el uniforme de los Marineros de Seattle. Ojalá aquellos tiempos de sufrimiento constante no vuelvan a repetirse y Erasmo logre recuperarse.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus