•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Cómo olvidar las fantásticas cifras con las que Erasmo Ramírez nos impactó en el mes de abril, cuando la actual temporada de las Grandes Ligas apenas daba sus primeros pasos. Todos estábamos sorprendidos al ver que el muchacho oriundo de Rivas acumulaba cuatro victorias en seis salidas hasta el 21 de abril, exhibiendo una asombrosa efectividad de 1.29 y convirtiéndose en el pícher más ganador de los Rays de Tampa Bay sin estar en la rotación. No había dudas, el carabinero estaba alcanzando niveles insospechados y eso nos alegraba, hasta nos empujó a hacer cálculos positivos sobre lo que consideramos su gran año.

Ese primer mes de acción en el 2016, Erasmo lo terminó con balance de 4-1 y efectividad de 1.29. En 21 innings completos permitió tres carreras limpias y dos jonrones, otorgó una base por bolas y ponchó a 16. Fue un mes en el que lució imbatible. 

Sin embargo, en mayo las cosas cambiaron. Al principio todo marchaba bien, pues el nica logró dos victorias, lo que le permitió mejorar su balance a 6-1, pero cerró el mes con par de derrotas. En 17 episodios y un tercio, el rivense permitió 11 carreras limpias, siete más que en el mes anterior y en menos episodios de labor, elevando su efectividad hasta 5.71. A esto hay que añadirle que permitió cuatro jonrones, dos más que en abril, otorgó cinco bases por bolas, cuatro más que en el mes anterior y ponchó a 12.

En abril tuvo un balance ganador (4-1), en mayo salió parejo (2-2) y en junio lleva récord de 1-2. Este registro es fiel testigo de que Erasmo Ramírez ha venido de más a menos en la presente campaña. Este mes ha lanzado 10 innings y dos tercios, recorrido en el que permite cinco carreras limpias, recibe dos jonrones y poncha a ocho rivales y presenta una efectividad de 4.22.

Ha dejado de ser el lanzador dominante de abril y se ha convertido en un tirador constantemente descifrado. Es claro que está lejos de ser el pícher tan vulnerable que era en los Marineros de Seattle, pero en ocasiones, como anteayer contra los Indios de Cleveland, nos perece estarlo viendo con el uniforme de su exequipo. 

Sin embargo, creo que el muchacho ha madurado lo suficiente como para recuperar su máximo nivel y volver a impactarnos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus