•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El delantero argentino Ángel di María lucha contra viento y marea para estar disponible en la final de la Copa América Centenario el domingo contra Chile, un ‘milagro’ en duda luego de una recaída sufrida ayer.

Al margen de la sequía albiceleste de 23 años sin títulos y las frustraciones consecutivas del Mundial Brasil-2014 y la Copa América Chile-2015, el ‘Fideo’ carga con su propia maldición.

En Brasil se lesionó en los cuartos de final contra Bélgica y ya no volvió a jugar, perdiéndose el choque decisivo contra Alemania.

En Chile, se lastimó en el primer tiempo de la final contra la ‘Roja’ y vio la derrota por penales impotente sentado en el banco.

Ahora, en Estados Unidos, tuvo un debut a toda orquesta con gol y asistencia ante el propio Chile en el 2-1 de la fase inicial, pero en el partido siguiente ante Panamá (5-0) se desgarró al final de la primera etapa. Entre el escueto parte médico que habló de un “mínimo edema en el aductor mediano” y lo corto del torneo, los chances de Di María de volver a jugar en la copa no eran muchas, según las variadas especulaciones periodísticas.

Sin embargo, hubo una primera señal positiva en el horizonte cuando el delantero apareció trotando en una práctica de Argentina apenas dos días después de su lesión.

Su recuperación exprés continuó en silencio y cuando parecía listo para poder reaparecer en la final, ayer no pudo completar la práctica, dejando un gran signo de interrogación sobre su estado físico para un partido de máxima exigencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus