•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE) puede tener consecuencias devastadoras para todo el futbol británico, desde la todopoderosa Premier League a la modesta League Two, pasando por la Primera División de Escocia.

Los más de 46 millones de británicos y miembros de la Mancomunidad de Naciones residentes en el Reino Unido fueron llamados el jueves a las urnas para decidir en un plebiscito el futuro del país, en el seno del bloque comunitario.

El balompié británico, además de un nutrido grupo de exfutbolistas, mostró su firme apoyo a la permanencia en el bloque, y el presidente de la Premier League, Richard Scudamore, y los 20 clubes de la categoría reina pidieron el voto para la campaña por el “Bremain”, la permanencia en la UE.

Sin embargo, pese a las advertencias de economistas, políticos y expertos, el llamado “brexit”, la salida del bloque, se impuso en la consulta por más de un millón de votos (17,410,472 frente a 16,141,241 -un 51.9% frente al 48.1%-).

Ahora, una vez lo apruebe el Parlamento, en los dos años que tendrá el Reino Unido -aunque se podrían prolongar- para fijar los términos y condiciones de su salida de la UE, al balompié inglés le tocará reinventarse para verse lo menos afectado posible por esta decisión histórica.

¿SE VENDRÁ ABAJO?

La llamada ‘sentencia Bosman’, en la que en 1995 se aplicó el tratado de libre circulación y se abrió el mercado para los futbolistas comunitarios, cambió el futbol en Europa y en las Islas.

Desde ese momento, los equipos de todas las categorías dejaron de depender tanto del talento nacional y se abrieron a los extranjeros.

La ampliación de la Unión Europea en las últimas décadas -de 15 a 28 estados miembros-, unido a los acuerdos con los territorios de ultramar o con países como Suiza o Noruega han hecho que el número de futbolistas que cuentan como comunitarios, y no ocupan plaza de extranjero, haya aumentado considerablemente.

El caso de los jugadores extracomunitarios en el Reino Unido es diferente, puesto que necesitan un permiso de trabajo que se otorga si el futbolista ha disputado en los dos últimos años al menos el 75% de los encuentros internacionales con su selección, que a su vez ha de estar situada entre las 70 mejores del mundo.

CIFRA CONSIDERABLE

De acuerdo a la BBC, en total serían 332 los jugadores de la Premier League, Championship -segunda categoría- y Scottish Premiership que dejarían de cumplir los requisitos para jugar en las Islas.

El “brexit” afectaría también los jugadores británicos que juegan fuera del Reino Unido, como es el caso del galés Gareth Bale en el Real Madrid o el inglés Ravel Morrison en el Lazio, que pasarían a ser extracomunitarios, por lo que ocuparían plaza de extranjero en sus equipos.

Sin embargo, a corto plazo parece que la situación no será tan drástica, puesto que la FA y la Premier League intentarán buscar con el Home Office algún tipo de acuerdo bilateral similar al que tienen en la actualidad países como Noruega y Suiza para los futbolistas que juegan en la máxima categoría del futbol inglés.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus