•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Alexander Espinoza recuerda emocionado aquel 17 de junio del 2000, cuando apenas tenía 7 años. El reloj marcaba las 10 de la noche y en la sala de su casa, ubicada en el barrio capitalino Julio Buitrago, se disponía a disfrutar de un evento boxístico de demostrada calidad, sentado en las piernas de su papá, don Alberto Espinoza, un fanático apasionado del pugilismo, que para su mala fortuna no logró convertirse en un gran boxeador debido a que su desgastante labor como militar, a la cual aún se dedica, se lo impidió.Alexander es originario del barrio Julio Buitrago.

En la pantalla del televisor aparecieron los históricos Óscar de la Hoya y Shane Mosley, a pesar de su corta edad, Alexander estaba familiarizado con el deporte, sobre todo del boxeo. Su papá se encargó de adiestrarlo, le enseñó de qué se trataba la disciplina del pugilismo, con la esperanza de que su pequeño se motivara a practicarlo.

Hoy, 16 años después de esa escena entre padre e hijo disfrutando de una pelea entre dos grandes excampeones, Alexander presume de ser el mejor boxeador 118 libras de Nicaragua, hasta que no se demuestre lo contrario.     

Así comenzó Espinoza su travesía por el boxeo, influenciado por su padre. El muchacho, que hoy tiene 23 años, está casado con Yasmina Alemán, mamá de su primogénito Meldrick Espinoza, de 21 meses. Alexander ha tenido un ascenso veloz en el boxeo nacional, permanece invicto en 10 combates (9-1, 6 nocauts) y sueña con un título mundial, el diploma de graduación de cualquier pugilista.

“Descubrí que estaban dando lecciones de boxeo en el Estadio Nacional Denis Martínez. Bayardo Martínez era el entrenador. Fui con mi hermano, recuerdo que en la primera semana me enseñaron los primeros pasos, tenía 9 años. Luego me pusieron a guantear y lloré, apenas era el segundo round, el otro muchacho me estaba golpeando y me bajaron del ring”, cuenta Espinoza, quien duró pocas semanas entrenando en su primer intento por adquirir técnicas boxísticas.

Después de aquella escena del niño llorando, siendo golpeado por su rival sin brindar una respuesta, su hermano le recomendó a su padre que lo mejor sería que Alexander dejara de entrenar. “Después de eso me olvidé un poco del deporte, seguí con mis estudios de primaria. De regreso al gimnasio, con 10 años, ahora estaba Vicente el “Yambito” Blanco entrenando. Yo no quería hacer los pasos iniciales que me habían enseñado porque me los sabía, Blanco me enseñó bastante, me ponía a tirar ganchos y ganchos, por eso lo tengo perfeccionado, en amateur noqueaba con ese golpe”, confiesa.

ASUNTO SERIO

Seis meses después de haberse reintegrado al gimnasio, Espinoza tuvo su primera pelea amateur. A partir de ahí no hubo más lágrimas, el boxeo se convirtió en una pasión, la misma que disfrutó su papá y con el pasar del tiempo empezó a ganar torneos nacionales.

En 2007 logró medalla de oro en los Primeros Juegos del Poder Ciudadano organizados por el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Recuerda Espinoza que el “Yambito” Blanco dejó ser instructor en el gimnasio del Estadio Nacional. Alexander cayó nuevamente en las manos de Martínez, quien hoy es como un papá para él, es el hombre que lo ha incentivado a no dejar los estudios y pulir su boxeo.

“En secundaria quise salirme de clases y dedicarme únicamente al boxeo, pero Bayardo me insistió en que no dejara los estudios, me dijo que debía marcar la diferencia, por eso lo quiero como a un papá, también. Ha hecho que mi vida sea diferente y me ha ayudado en mi boxeo”, asegura.

SU INFANCIA

La vida de Espinoza no ha sido color rosa. En su alma hay marcas imborrables, recuerda la ausencia de su papá durante muchos días por encontrarse en las filas del ejército. Cómo olvidar esos días duros en los que el alimento carecía en casa, pero al final del día, en medio de las circunstancias difíciles, su mamá Maribel Medina lograba resolver los suplicios.

“En mi infancia vivimos la vida dura, en parte fue alegre y otras complicada. Mi mamá tenía que conseguirnos la comida, rebuscarla, debía lavar, planchar, en aquel momento éramos tres hermanos, dos varones y mi hermana que falleció en un accidente vehicular, cuando yo tenía 7 años. Yo recogía latas y cobre para ir a vender. Una vez le robé unos alambres a mi abuela, para comer. Pero lo hacía por la necesidad. En el barrio Julio Buitrago nos apoyaron mucho”, relata.

En la actualidad, Espinoza vive una realidad totalmente distinta. Va invicto en 10 combates, tiene trabajo, tiempo para entrenar e ir a la iglesia los fines de semana, es una persona estable emocional y financieramente. Solamente le falta un año para coronar su carrera de Educación Física en el Instituto Nicaragüense de Deportes, IND, y la oportunidad de pelear por título mundial puede surgir en cualquier momento.

En el 2013, Espinoza conoció a Mario García, Gerente General de la empresa BIC.

Actualmente, García, su hijo Kendrick y Rosendo Álvarez, promotor de Búfalo Boxing, manejan su carrera. Mario le ofreció apoyo absoluto, dándole un trabajo como empacador sin tener presión por el horario.

Si Alexander tiene una pelea programada y es muy importante, le permiten que se reconcentre el tiempo necesario. Si el pleito es de trámite, trabaja medio día, si no hay choques a la vista labora normalmente, dependiendo del volumen de trabajo. “Dios me ha puesto gente muy buena a mi alrededor, he sido bendecido”, admite.

SU SUEÑO

“Quiero darle mejor condición de vida a mi hijo y mi esposa. Ahorita vivo donde mi suegra en el barrio Jorge Dimitrov, ella nos da todo el apoyo. Cuando necesitamos ayuda con el bebé, mi suegra estuvo allí. Me gustaría comprarme mi carro y mi casa. El presidente Daniel Ortega me prometió una casa en el 2013, pero no me dieron respuestas, espero que más adelante suceda. Me gustaría ser profesor de Educación física o enseñar boxeo”, confesó Espinoza.

Datos sobre Alexander Espinoza

-En el año 2007 ganó medalla de oro en los primeros juegos del poder ciudadano.

-En el 2010 ganó el Selectivo. No competía para ganar, sino por entrete-nimiento. Fue a la Selección Nacional, ganó bronce en los Juegos Centroamericanos.

-Clasificó a los Juegos Centro-americanos y del Caribe en Mayagüez, Puerto Rico, 2010. -Disputó medalla de bronce, venció al guatemalteco José Pantaleón.
-Ganó medalla de oro en los Juegos Centroamericanos del 2011, 2012, y 2013.
-En el 2014 entró a la primera Copa Alexis Argüello. Ganó el primer lugar. También se adjudicó el Torneo de Campeones ese mismo año.
-De 164 enfrentamientos en amateur, solamente perdió 11, el resto son triunfos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus