•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La selección de Chile volvió a amargar a la Argentina de Lionel Messi y se consagró bicampeona al vencerla nuevamente por penales 4-2 en la Copa América Centenario, gracias a un magistral Claudio Bravo y un fallo de la ‘Pulga’, tras igualar 0-0 en los 120 minutos.

La final revancha, muy caliente y con poco futbol, tuvo dos expulsados por el árbitro brasileño Heber López, Marcos Rojo por Argentina y Marcelo Díaz por Chile, en un estadio MetLife de East Rutherford (Nueva Jersey, este de Estados Unidos) repleto con 82,026 espectadores.

En la tanda de penales, Nicolás Castillo, Charles Aránguiz, Jean Beausejour y Francisco Silva marcaron para Chile, mientras que Sergio Romero atajó el disparo de Arturo Vidal.

Del lado argentino, convirtieron Javier Mascherano y Sergio Agüero, mientras que Messi envió su remate a las nubes y Bravo contuvo el disparo de Lucas Biglia.

Con su triunfo, obtenido del mismo modo que en el torneo del año pasado organizado en casa, Chile logró emular a Brasil de Perú-2004 y Venezuela-2007, último bicampeón.

Argentina, de su lado, sigue con su maldición de 23 años sin títulos desde la Copa América de Ecuador-1993 y sumó su tercera final consecutiva perdida luego del Mundial Brasil-2014 y la edición 2015 del certamen.

El equipo de Juan Antonio Pizzi fue de menor a mayor, porque tras perder en el debut ante la albiceleste encadenó cuatro triunfos, entre ellos la sublime goleada 7-0 a México en cuartos de final, y este domingo no fue dominado por su rival.

De poco sirvió que la Argentina de Gerardo Martino hubiese ganado 2-1 los últimos dos enfrentamientos entre ambos, en marzo pasado por las eliminatorias mundialistas de Rusia-2018 y en el debut de ambos en este mismo torneo el pasado 6 de junio.

Higuaín y sus fantasmas 

Los dos salieron con su once estelar, ya que Martino recuperó a Di María, desgarrado en la fase inicial, y Pizzi a Vidal y Díaz, que se habían perdido la semifinal ante Colombia el primero por lesión y el segundo por acumulación de tarjetas amarillas.

Si bien a los 15 segundos Ever Banega casi sorprende a Bravo con un gol desde el vestuario mediante un remate bajo y cruzado que se fue apenas desviado, el inicio fue impreciso y más peleado que jugado en el mediocampo.

De a poco, Chile se adueño del balón con Vidal, Aránguiz y Díaz con José Pedro Fuenzalida y Alexis Sánchez por las bandas, aunque le faltaba profundidad. 

Argentina estaba agazapada y pasados los 20 tuvo una ocasión increíble tras un grueso error de Gary Medel que le dejó la pelota servida a Gonzalo Higuaín para que se fuera solo hacia el arco.

Sin embargo, como si hubiesen reaparecido los fantasmas de los goles errados en las anteriores finales contra Alemania y Chile, el delantero del Nápoles y goleador infalible de la liga italiana remató desviado ante un Bravo desesperado.

El árbitro protagonista 

Pudo haber sido un duro golpe para Argentina, pero a los 28 minutos el árbitro empezó su show y la Roja se quedó sin Díaz, expulsado por doble amarilla por dudosa falta sobre Messi, a quien un rato antes había bajado con dureza para ganarse la primera cartulina.

Lejos de aprovechar la ventaja numérica, la albiceleste entró en la confusión propuesta por Chile, que no pateó el arco en la primera etapa, y la final se desvirtuó de la mano de un referí que perdió el control. -Messi lloró desconsolado la derrota-

Tras amonestar a Mascherano y Vidal en una escaramuza, y a Messi por simular una falta, el brasileño le mostró roja directa al lateral izquierdo Marcos Rojo por una entrada al ‘Rey Arturo” y todo volvió como a un principio.

Descalabro y prórroga 

Chile se plantó mejor en el nuevo escenario con más posesión, lo que obligó al ‘Tata’ a efectuar un cambio táctico, con el ingreso de Matías Kranevitter por un Di María disminuido para equilibrar el mediocampo.

En un partido descalabrado y con muchos espacios, cada uno dispuso de una gran ocasión para quedarse con todo.

A los 79, el goleador Vargas estuvo a punto de definir la historia en una escapada que concluyó con una remate bajo rechazado por Sergio Romero.

Del otro lado, Agüero, ingresado por Higuaín unos minutos, tuvo la suya a los 85 tras una descarga de la ‘Pulga’, pero su disparo se fue a las nubes.

Vargas se puso la bota de oro

El chileno Eduardo Vargas se convirtió ayer, con seis goles, en el máximo anotador de la Copa América Centenario, que la Roja ganó al vencer por penales 4-2 a Argentina en la final celebrada en East Rutherford (Nueva Jersey).

El ‘Turboman’ repitió así su título del año pasado cuando fue junto al peruano Paolo Guerrero cogoleador de la Copa América de Chile-2015, con cuatro tantos cada uno.

Vargas quedó un tanto por encima dal astro Lionel Messi, que anotó cinco goles en el inédito torneo continental celebrado en Estados Unidos y nuevamente se fue con las manos vacías.

El atacante chileno de 26 años suma de esta manera diez goles en dos Copa América, quedando a uno del ‘Depredeador’ Guerrero como los máximos goleadores en activo del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

Los máximos goeladores de la historia de la Copa América, el torneo de selecciones más antiguo del mundo, que se disputa desde 1916, son el brasileño Zizinho y el argentino Norberto ‘Tucho’ Méndez, ambos con 17.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus