•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, inauguró ayer en la capital una estatua del jugador argentino Leonel Messi y se mostró seguro al destapar el monumento de que van a convencerle de que vuelva a la selección.

Solo dos días después de que el delantero del Barcelona anunciase su renuncia a la selección argentina, después de perder la final de la Copa América Centenario contra Chile, la capital lo homenajeó con un monumento en el Paseo de la Gloria, una calle donde figuran estatuas de los grandes deportistas del país.

“Es muy oportuna la inauguración de su estatua, es la única manera de pedirle que vuelva y nos ayude a ganar el mundial”, destacó Rodríguez Larreta, al tiempo que pidió a todos los porteños que se fotografíen con la reproducción de Messi y que suban las imágenes a las redes sociales para pedirle que rectifique. Después de reconocer la humildad del jugador, Larreta descubrió la figura, que se a une a la de los deportistas Manuel Ginóbili, Guillermo Vilas, Gabriela Sabatini, Luciana Aymar, Hugo Porta, José Meolans, Pascual Pérez, Juan Manuel Fangio y Roberto de Vicenzo, que reposan en la zona de la Costanera Sur porteña.

Antes del acto de inauguración de la figura de bronce, tres chicos amenizaron la espera con una demostración de acrobacias con el balón.

Reacciones

El portazo de Lionel Messi a la selección albiceleste dejó perplejos a los argentinos, que cambiaron la cruda crítica al jugador por el amor incondicional, en una súbita reacción digna de diván en este país tan fanático del futbol como del psicoanálisis.

Filósofos, neurológos y psicólogos desfilaron por los platós de televisión, escribieron columnas o fueron consultados para explicar la renuncia del mejor jugador del mundo a su selección. También indagan sobre la forma de digerir las derrotas como sociedad.

“¿Qué pasa por la cabeza de Messi?”, “¿Somos exitistas los argentinos?”, se preguntan desde el lunes empleando un término bastante común en los debates de calle cuando buscan diagnosticar ‘el afán desmedido de éxito’.

  • 28 títulos ha logrado Messi con el Barcelona, ninguno con la selección absoluta albiceleste. 

“Ya está, se terminó para mí la selección argentina”, dijo un Messi abrumado tras caer el domingo derrotado 4-2 en la tanda de penales ante Chile en East Rutherford, frente a Nueva York.

Nadie más recordó que Chile ganó su segunda Copa América ni que la Asociación de Fútbol Argentino (AFA) está en una crisis sin precedente con intervención de la FIFA incluida, todos hablan de Messi, únicamente de Messi.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus