•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El seleccionador de Bélgica, Marc Wilmots, preferiría “jugar ante Francia más que contra Islandia” si sus jugadores alcanzan la final de la Eurocopa-2016, según declaró ayer en una conferencia de prensa en Le Haillan, cerca de Burdeos, a dos días del duelo de cuartos ante Gales.

“Sería una final de ensueño, pero todavía estamos lejos”, indicó Wilmots, insistiendo en que se centra “primero en el partido del viernes ante Gales” en Lille. Después de ello, Bélgica jugaría en semifinales contra el ganador del Portugal-Polonia del jueves en Marsella.

Francia, que se mide a la revelación Islandia el domingo en el Stade de France, tendría una eventual semifinal difícil, frente al triunfador del Alemania-Italia del sábado en Burdeos.

Wilmots, nacido en la parte francófona de Bélgica, jugó en la temporada 2000-2001 en Burdeos y desde entonces visita con frecuencia la región, donde tiene una casa.

Lille, escenario del partido ante Gales, está a unos kilómetros de la frontera de Francia y Bélgica, por lo que se espera una gran afluencia de hinchas de los ‘Diablos Rojos’.

“Se siente que estaremos cerca de la frontera, sabemos que habrá mucha gente”, indicó. La prensa belga estima en 150,000 el número de personas de su país que estarán mañana en Lille, aunque solo 12,000 tienen entrada.

Fichajes muy cerca

El seleccionador también se refirió a los rumores de traspasos que circulan estos días y que afectan a algunos de sus jugadores. Principalmente a Michy Batshuayi, que podría pasar del Marsella al Chelsea por 40 millones de euros según la prensa, y a Thomas Meunier, del Brujas y al que se coloca muy cerca del París Saint-Germain.

“Es bueno para mis jugadores, quiere decir que hemos trabajado bien”, afirmó el entrenador sobre que jugadores belgas estén en la agenda de grandes del continente.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus