•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Portugal no necesitó del rugir de la fiera Cristiano Ronaldo para continuar su avance en esta Euro, aprovechando una favorable zona que lo vio clasificar como tercer lugar en el grupo F. Raramente, tenemos un semifinalista que no ha podido imponerse en el tiempo regular a lo largo de cinco juegos. Su triunfo sobre Croacia en octavos, con el alargue agonizando, fue angustioso, pero qué importan esos reparos si con la inmensidad de Pepe en la defensa y el impresionante taponazo de Renato Sanches, de gran brillantez durante un rato lo suficientemente largo para ser seleccionado el jugador más destacado del partido, Portugal borró una desventaja de 0-1 establecida por el gol de Lewandowski, apenas al minuto con cuarenta segundos de juego, logrando ejercer dominio, acumular mayores méritos y finalmente imponerse en la tanda de penales 5-3, obviando las tres fallas de Cristiano en situaciones en las que habitualmente es mortífero. 

Borran penal a Ronaldo

Con excepción de lo mostrado en la feroz batalla contra Hungría que terminó 3-3, no ha sido un torneo recordable para Cristiano Ronaldo, pero el crack podría tener tiempo de exhibir su grandiosidad, si Portugal se extiende hasta la final después de haber asegurado por quinta vez en siete particiones su presencia en semifinales, punto neurálgico en el cual se encontrará con Bélgica o Gales, los rivales de hoy en ese lado de la Eurocopa. Lamentablemente, Cristiano, que en el minuto 30 fue derribado en el área por una embestida de Pazdan, que ignoró el árbitro alemán Brych, no pudo resolver tres posibilidades claras de empujar a Polonia al pozo de las serpientes, pero abrió la tanda de penales con un cañonazo estimulante.  

El inicio de juego, con el ataque polaco en rápida progresión por la izquierda, aprovechando que el portugués Cedric no supo calcular el rebote de un balón que le pasó por encima y Grosiski tomó la oportunidad para proyectarse velozmente hasta el fondo por la izquierda, entregado rasante para el ingreso y el remate fulminante de Lewandowski apenas con un minuto cuarenta segundos de recorrido. Ese golpe en frío lo asimiló Portugal y no le sacó provecho Polonia, refugiándose en las opciones que podrían proporcionarles recuperaciones arriba, y contraofensivas con trazados largos y desbordes rápidos. Poco a poco, sin prisas pero eficazmente, Portugal fue asentando su dominio de balón controlando también los espacios.

Truena Sanches y Pepe aprieta

En el minuto 33, cuando la molestia por el penal no cobrado a Cristiano se había desvanecido, apareció el brioso y cada vez más atrevido chavalo Renato Sanches y con una frialdad que rebasa sus 18 años, supo maniobrar con precisión desde la frontal para soltar ese zurdazo que se desvió en Krychowiak, hinchando las redes de Fabianski, hasta casi hacerlas estallar, equilibrando la pizarra 1-1. Obviamente ese zarpazo fortaleció a Portugal que en el segundo tiempo, mientras Pepe imponía el orden pistolas en mano, consiguió una oportunidad dorada en el minuto 56 malograda por el zurdazo de Cristiano al costado; tres minutos después, otra opción fallida de Cristiano recibiendo de Nani, previa al violento remate de Adrián Silva por encima del larguero; y en el minuto 85, en la puerta del horno, Cristiano no pudo manejar un pase de Moutinho y se quedó sin disparar en el área pequeña. Definitivamente, no era un partido para el brillo y la incidencia de Cristiano.

Ganó Portugal con merecimiento, sin la menor duda. Su angustia no debió extenderse tanto. Queda para el recuerdo de este duelo la monumental actuación de Pepe, como jefe de una defensa que funcionó en forma precisa, y la agitación entre intermitencias de Renato Sanches en busca de su mayoría edad futbolística. El mejor Portugal que hemos visto en esta Euro, sin necesitar del rugir de la fiera.     

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus