•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Doce son los clasificados, pero solo ocho pasarán a la ronda de cuartos de final. Para ello deberán fajarse con furia y determinación, en una batalla aguerrida que se extenderá hasta por 44 juegos y de la que los ocho mejores equipos darán el salto a la tercera vuelta del Campeonato de Beisbol Superior Germán Pomares Ordóñez.

El camino hacia los cuartos de final no será nada fácil para los doce conjuntos que sobrevivieron a la primera ronda del torneo; sin embargo, con sus alineaciones fortalecidas tras la escogencia de refuerzos, buscarán mantenerse con vida en busca de llegar hasta la final y tocar el cielo de nuestro pequeño beisbol. Atrás quedaron las series entre equipos “monstros” y conjuntos “caricaturas”. El nivel de exigencia y competencia debe ser mayor durante esta segunda vuelta, pues se enfrentarán, en una guerra de todos contra todos, doce equipos que cuentan con el personal necesario para proyectarse hacia la gloria. 

Aquí un perfil de cada equipo.

Costa Caribe (47-17)

Desde el inicio del torneo, la Costa Caribe es candidata, y con mucha razón, a quedarse con el título. Tiene un picheo colectivo que lanza para 3.56 y es el más ponchador con 419. Además presenta un bateo con promedio de .320, en el que sobresalen figuras como Dwight Britton y Darrel Campbell y Juan Blandón. Es un equipo de mucho cuidado.

Bóer (44-18)

Desde los primeros días de la competencia se instaló entre los mejores y de ahí no fue sacado, lo que habla muy bien de su consistencia. Terminó la primera vuelta con balance de 44-18, evidencia de que no es muy fácil vencerlo. Cuenta con el respaldo ofensivo de Jordan Pavón, Janior Montes y los experimentados brazos de Róger Marín y Juan Serrano. Es un conjunto peligroso.

Matagalpa (40-23) 

Una tropa de mucho talento, que se apoya en la ofensiva incidente de Evert Andino, Jhonny Trewin, Fausto Suárez y compañía, y que deposita sus esperanzas en el picheo abridor de Berman Espinoza (9-4) y en el dominio rematador de Francisco Valdivia, quien acumula 19 recates. Los Indígenas tienen el potencial para imponerse y defender el campeonato que consiguieron en la pasada edición. 

León (42-22)

“Puede ser abatido, pero nunca vencido”, cita el canto popular. Sin embargo, este León fue derrotado 22 veces en 64 juegos. Balance que le permitió terminar en el cuarto lugar tras la primera vuelta. La efectividad de su picheo (2.97) impresiona. No hay que perderlos de vista.

Chontales (42-24)

No está entre los tres mejores ni en bateo ni picheo, pero en determinación y coraje debe estar entre los que sobresalen. Buscará la clasificación apoyándose en el agigantado Erasmo Reyes (12 victorias) y la pólvora de Jimmy González e Iván Hernández.

Rivas (39-26)

No presenta un gran bateo, pero sí un picheo que puede resolver pese a la pérdida de Carlos Pérez Estrella, el más ganador del staff. Para Rivas, lograr la clasificación será complicado, por lo que le urge batear más y producir más carreras.

Dantos (37-25)

Podrían mostrar su verdadero potencial en esta segunda vuelta, pues en la primera no fueron tan superiores como se imaginaba. Ronald Garth y Ofilio Castro comandan la temida artillería, mientras que Gustavo Martínez lidera el cuerpo de lanzadores. Los capitalinos deben clasificar, no hacerlo sería un caos.

Granada (37-27)

Terminó la primera ronda entre los cuatro equipos con mejor efectividad (3.69), pero no presentó un bateo explosivo. Es de los equipos que tendrá que mostrarse aguerrido para evitar una caída temprana. Apuesta al talento joven.

Chinandega (33-30)

Ofensivamente respetado, sobre todo por la existencia de Jem Argeñal (16 HR) y la reciente adquisición de Jorge Luis López (14 HR), dos bombarderos que inspirarán miedo al picheo contrario. Necesita mejorar la efectividad de sus lanzadores.

Masaya (34-31)

La presencia de Renato Morales (.430), el mejor bateador de la primera ronda, es un elemento a favor del San Fernando; sin embargo, su picheo (4.44) está en estado de emergencia. No es un equipo que causa miedo, aunque puede rendir una férrea batalla.

Carazo (33-31)

No le fue fácil clasificarse a estas instancias, tampoco lo será pasar a los cuartos de final. De picheo tambaleante (4.31) y bateo poco carburante (.285), los caraceños deben realizar una serie de ajustes que les permita mantener por buen tiempo el sueño de la clasificación. Será difícil.

Estelí (33-32)

El último en la tabla de posiciones de los doce clasificados. Su balance de victorias y derrotas evidencia que carece de consistencia y que constantemente está metido en problemas. Los pronósticos están en su contra, sus probabilidades de clasificar son pocas, al menos que se reinventen. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus