•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Cómo ha lucido Pepe en esta Eurocopa! Inmenso. ¡Qué autoridad para imponer el orden y quitarle impulso a los enemigos! El señor de los suelos y el señor de los cielos, eso ha sido el poderoso central de Portugal a lo largo de todo el torneo. Raramente oculto Cristiano en cuatro de los cinco partidos disputados. ¿Qué hubiera sido del equipo luso sin esa aproximación a la perfección en anticipo, cierre de espacios, despejes por arriba, cortes por abajo y capacidad para morder del fiero Pepe en el fondo, arrasando con todo, como si fuera una fotocopia del León de Nemea? Seguramente Portugal no estaría hoy preparándose para fajarse con Gales en una semifinal que se espera intensa, sin favorito claro.

TODO HA SIDO DIFÍCIL

Después de terminar tercero en su grupo detrás de Hungría e Islandia, sin triunfos y con solo tres puntos, Portugal estaba en ruta a ser una de las grandes decepciones en esta Eurocopa, pero su victoria sobre Croacia con gol de Quaresma en tiempo extra, a tres minutos de caer el telón, y su superioridad en disparos desde los doce pasos para eliminar a Polonia, luego de atravesar por un 0-0 casi insoportable, metieron a Portugal en las semifinales por quinta ocasión en siete participaciones. Ese esfuerzo incluye una final perdida sorprendentemente ante Grecia, en el 2004, jugando como local en Lisboa.

Gales, el equipo de Gareth Bale, fue líder del grupo B pese a perder 2-1 contra Inglaterra, derrotando a Eslovaquia 2-1 y clavándole 3-0 a Rusia. En cada uno de esos partidos, la figura cumbre fue Bale, una bala con alma, asumiendo un liderazgo como el de Aníbal. En octavos, Gales estiró el sufrimiento frente a Irlanda Norte, hasta que un centro de Bale provocó el autogol de McAuley. Fue un partido terriblemente complicado para Gales, que a ratos se sintió deambulando por los círculos del infierno. En cuartos, el equipo de Bale ofreció lo mejor para doblegar al favorito Bélgica 3-1, borrando la desventaja 0-1, consecuencia del golazo de Nainggolan en el minuto 12, con estocadas de Williams, el elogiado Robson-Kanu y Vokes, mientras Davies, Allen y Ramsey funcionaban como apoyos de Bale. Lo mejor de Gales desde la Copa Mundial de 1958, cuando fue eliminada por un gol del joven Pelé en cuartos de final.

PAR DE FIERAS HAMBRIENTAS

No será un duelo personal, pero es inevitable considerar que entre lo intrigante del partido, los reflectores estarán siguiendo los ruidosos pasos de Cristiano, hambriento por reencontrarse con su capacidad de destrucción, y del temido Bale, a quien se le presenta la oportunidad dorada de mostrar más brillantez que su compañero en el Real Madrid. Cristiano ha marcado dos goles de mayúscula importancia evitando el caos frente a Hungría, y Bale tres, todos de gran significado.

Apunten 39 disparos de Cristiano en 510 minutos por 20 de Bale a lo largo de 443, con 142 pases completados del portugués y 110 del galés.

Mientras el equipo de Gales, con el formidable e implacable Pepe esperándolo en el fondo pistolas en mano, estará sangrando por las pérdidas de Ben Davies y Aaron Ramsey --líder del torneo en oportunidades creadas--, víctimas de dos tarjetas amarillas, en el otro lado la presencia de Nani, recién adquirido por el Valencia, la agresividad y facilidad para desequilibrar del joven Renato Sanches --sin importar que su partida de nacimiento esté siendo sometida a discusión-- y el aporte de Joao Mario, moviéndose alrededor del accionar de Cristiano, hacen ver a Portugal fortalecido y es mi favorito para la batalla de hoy.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus