•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Silenciarlo por completo, casi imposible. Evitar que se enrache, poco probable. Apagar su incidencia, difícil de hacer. Reducirlo a la nada, pocas veces. Ese es Cheslor Cuthbert, el muchacho que aprovechando la lesión de Mike Moustakas está tronando con furia en las Grandes Ligas, como lo hizo anoche al conectar un cuadrangular, un doblete y remolcar tres carreras en la derrota por 8-3 de los Reales de Kansas City ante los Azulejos de Toronto. De esta forma llegó a cinco juegos consecutivos conectando de imparable y dejó su promedio en .280.
Cheslor apareció por primera vez en el cajón de bateo en la segunda entrada, cuando el juego estaba 1-0 a favor de los Azulejos. Dickey estaba en el montículo preparado para doblegar al nica y así fue, pues el pelotero costeño falló en elevado al jardín derecho.

Sin embargo, en el cuarto episodio, con Salvador Pérez corriendo en la segunda almohadilla y con cuenta a su favor de 2-0, Cuthbert conectó un lanzamiento de nudillo que viajaba a 83 millas por hora (mph) e hizo transitar la pelota más allá de la barda, enviándola a un viaje sin retorno, empujando par de carreras y acercando a los Reales en el marcador, aunque seguían perdiendo 6-2.

En su tercera aproximación al home plate, en la sexta entrada, el nicaragüense fue doblegado en un roletazo para doble play, pero en el noveno inning, con Eric Hosmer en circulación, volvió a agigantarse y conectó su séptimo doblete del 2016, remolcando la tercera anotación de su equipo, que al final perdió 8-3.

Más cerca

Con el de anoche, Cuthbert llegó a 9 vuelacercas en su carrera, de ellos 8 los ha conectado en la presente campaña, colocándose a otros 8 de los 16 que logró Marvin Benard en 1999, la cifra más alta en cuanto a jonrones en una temporada para un nica en el mejor beisbol del mundo.

Por otro lado, con las tres carreras remolcadas en el juego de ayer, suma 24 este año.

De seguir con el ritmo jonronero que ha mostrado en estos último dos meses, no es descabellado pensar con cierta certeza y con argumentos sólidos que el de Corns Island pueda aproximarse o arribar a los 20 cañonazos en este 2016. Mientras mantenga la regularidad que ha sostenido hasta hoy, las probabilidades serán mayores.

Como lo he escrito en enfoques anteriores, Cheslor Cuthbert está luciendo tan bien con los Reales de Kansas City, que estos parecen no extrañar la presencia de Mike Moustakas. El nicaragüense, haciendo atrapadas geniales y exhibiendo su poder ofensivo, se ha tomado en serio la tarea de confirmar que cuenta con los recursos suficientes para establecerse en Las Mayores.

Tras la súbita caída de Erasmo Ramírez, que en el inicio de la temporada nos hizo soñar con sus actuaciones, y la inestabilidad de Juan Carlos Ramírez, constantemente sumergido en el pozo de las angustias pese a su esfuerzo por evitarlo, Cheslor se ha convertido en la principal atracción nuestra en el Big Show, seduciéndonos con la elegancia de sus jugadas e impactándonos con el poder de sus muñecas. No hay duda, el muchacho ha logrado elevar su nivel de madurez y está mejorando a pasos agigantados, demostrando que lo que le hacía falta para mostrar todo el potencial del que dispone era mayor actividad. Querían verlo en plenitud, ahí lo tienen, amenazando con mostrar más todavía.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus