•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La alemana Angelique Kerber se impuso ayer ante la estadounidense Venus Williams y se medirá con su hermana Serena (No. 1) en la final de Wimbledon, en lo que será una reedición de la final de Australia, en la que la número cuatro mundial batió a la reina del circuito.

Kerber, que ganó por un doble 6-4, se clasificó por segunda vez en su carrera para una final de Grand Slam, después de haber roto los pronósticos en el primer grande del año al batir a Serena en Melbourne con un partido casi perfecto.

La No. 4 del mundo, que ascenderá a la segunda posición el lunes, privó a las dos hermanas Williams de una primera final de Grand Slam juntas desde la de Wimbledon en 2009, ganada por Serena.

Sólida en el servicio y en los intercambios de golpes, la jugadora de 28 años, que disputaba su segunda semifinal en Londres después de la de 2012, contuvo la potencia de la mayor de las Williams, que volvía a disputar la semifinal de un torneo grande por primera vez en seis años.
Venus Williams, cinco veces ganadora del torneo (2000, 2001, 2005, 2007 y 2008) y finalista otras tres (2002, 2003 y 2009), firmó más golpes ganadores (24 contra 17) pero a la vez cometió más faltas directas (21 contra 11).

La estadounidense no pudo llevar el peso del partido ante una Kerber que dominó el servicio y convirtió cinco de sus once bolas de break. Tras un parcial inicial de 2-2, Kerber marcó la diferencia para ponerse 5-2, antes de finiquitar con un 6-4 la combatividad de su rival.

El segundo set resultó más cómodo para la alemana, que rompió el servicio de entrada.

Serena, en 50 minutos

Antes Serena Williams derrotó a la rusa Elena Vesnina por 6-2 y 6-0 en menos de 50 minutos.

En un día soleado, la número 1 del mundo arrasó en la pista central a la sorprendente rusa de 29 años (111ª WTA al final del curso pasado), que nunca antes había llegado tan lejos en un torneo de Grand Slam.

Mañana, Serena jugará por su 22º Grand Slam e igualar así el registro de la alemana Steffi Graf, poseedora del récord en la era profesional, a dos títulos de la marca absoluta de 24 títulos de la australiana Margaret Court.

Serena comenzó el partido con un parcial de cuatro juegos por ninguno de su rival gracias a su servicio y a sus golpes ganadores desde el fondo de la pista. La tímida reacción de Vesnina anotándose su primer juego no modificó el devenir del partido. La estadounidense solo necesitó 28 minutos para apuntarse su primer set.

La seis veces ganadora del torneo londinense (2002, 2003, 2009, 2010, 2012 y 2015) y otras dos veces finalista (2004 y 2008) metió el turbo en el segundo para ponerse 5-0. Vesnina no pudo retrasar la victoria de su rival, que culminó con un sexto y definitivo set en blanco.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus