•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Impactante. El monstruo alemán fue decapitado, no por orden de Robespierre, sino por el accionar del incontrolable e incansable Antoine Griezmann, quien realizó la ejecución con un penal de trazado escalofriante, y esa aparición tan oportuna para tomar el débil despeje de Neuer sobre el centro de Pogba y con la punta de su botín zurdo, clavar el segundo gol, sellando el 2-0 que termina con 58 años de dominio germano sobre Francia en el futbol de mayor exigencia. Una larga maldición.

El escenario fue el Estadio Vélodrome de Marsella, no la Bastilla, sitio en el cual cayeron tantas cabezas ilustres en aquella revolución iniciada en 1789. El favorito de la Eurocopa estaba desplomado pese a su ventaja en posesión del balón, cantidad de pases, arremetidas cargadas de peligro y oportunidades creadas. Para ganar hay que sacudir las redes, y es lo que hizo Griezmann dos veces, para empujar a Francia al duelo cumbre con Portugal el domingo. Sin ser cegador, el brillo de Francia cobija esta Euro de poco futbol recordable. El equipo que más colocó ese esfuerzo proespectáculo sobre el tapete, Alemania, ha sido borrado del mapa.

UN INICIO AGITADO

Hubo intensidad en el primer tiempo, pero se necesitaba de mayor profundidad en los dos lados para producir. Griezmann envió una advertencia en el minuto 6 culminando una maniobra tejida entre tres, con un remate que desvió Neuer, y a los 13, Ozil dispara y toma el rebote para volver a intentarlo, obligando a Lloris a una atajada despeja-angustia. Kroos reclamó un penal sobre un ingreso al área combinando con Muller y en el minuto 26, un disparo de Schweinsteiger exige otra acción felina de Lloris.

En la recta final de esa primera etapa, Giroud consigue escaparse con el balón adelante aprovechando un titubeo de la zaga germana, y con el olor a gol cubriendo todo el estadio, se encuentra con la pierna superestirada de Howedes, bloqueando la posibilidad. Ya en tiempo de reposición, a los 47, la mano arriba de Schweinsteiger sobre un centro provoca un penal y lo ejecuta Griezmann, con precisión y violencia hacia la derecha de Neuer, que vuela a su izquierda.

Súbitamente, cuando menos se esperaba, con el reloj gimiendo, Francia estaba en ventaja 1-0.

Excitante el primer tiempo, con Francia respondiendo apropiadamente a la presión del enemigo, como lo hacían en combate las tropas de Murat, aquel general de Napoleón que fue legendario en el sur de Italia. Cuando Pogba y Payet subían, se alteraban los nervios de la defensa de Alemania en vista de la presencia amenazante de Giroud y Griezmann. Claro que Hummels hubiera sido útil, igual que un hombre de área como Mario Gómez, pero aún sin ellos, Alemania se estaba moviendo bien, obviamente con algunas fallas, pero con suficiente lucidez. El penal fue un golpe a la mandíbula.

EL TIRO DE GRACIA

Francia se mostró rápido en el segundo tiempo. Fue una advertencia que se atreverían a moverse hacia delante con Griezmann y Giroud, lo que intensificó el trabajo de Kroos y Ozil. No es fácil alterar a “la maquinaria” germana. Volvió a tomar las riendas en el medio y conseguir mejores proyecciones. Y en el minuto 72, Griezmann vuelve a sacudir las redes tomando un flojo manotazo hacia la frontal de Neuer sobre centro de Pogba desde la izquierda. El tiro de gracia fue un empuje de balón con su botín zurdo, estableciendo el 2-0 que desesperó al equipo de Alemania batallando contra reloj. El fantasmal Griezmann estuvo a punto de asestar la tercera estocada en el minuto 85, exigiendo a Neuer.

Alemania insistió ferozmente. Fue necesario que apareciera el arquero Lloris como protagonista, con dos grandes atajadas después que Kimmich sacó astillas de la escuadra con un zurdazo y Draxler hizo pasar zumbando, rascando el travesaño, un remate erizapelos, para mantener la ventaja francesa. El furor alemán aumentó el voltaje con un grueso volumen de fuego, pero no fue productivo, y finalmente, después de 58 años, Francia, revolucionando, se impuso al equipo alemán, avanzando a la final de esta Eurocopa para fajarse con Portugal y el inmenso Cristiano Ronaldo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus