•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La reina del circuito Serena Williams buscará la revancha ante la alemana Angelique Kerber, que la derrotó en la final del último Abierto de Australia, hoy en el partido por el título de Wimbledon, en el que podría ser su 22º triunfo en un Grand Slam.

En Melbourne, al principio de la temporada, la número 1 mundial vivió una de las derrotas más inesperadas de su espectacular carrera. Kerber, en la primera final de un grande, dio la gran sorpresa al imponerse en tres mangas (6-4, 3-6 y 6-4) después de dos horas de combate con la alemana haciendo el mejor tenis de su carrera.

Si gana la menor de las hermanas Williams igualará, a sus 34 años, a Steffi Graf con 22 títulos grandes, récord en la era profesional (1968). Le quedarían dos para alcanzar la marca absoluta de la australiana Margaret Court-Smith (24).

Pero Kerber, gracias a su formidable defensa y a su gran resistencia en los intercambios, logró la proeza en enero y sueña con repetirla este sábado.

Tras la debacle en Melbourne, Serena vivió una nueva decepción en un gran escenario, en esta ocasión en la final de Roland Garros ante la española Garbiñe Muguruza.

Hoy, la jugadora estadounidense disputará su 28ª final grande, la novena en Wimbledon, donde cuenta seis trofeos.

“Para todo el mundo alcanzar una final es algo grande, pero para mí no suficiente. Esto es lo que me hace diferente, lo que me convierte en Serena”, aseguró la jugadora.

Enfrente estará Kerber, que vive una espectacular madurez deportiva, explotando al máximo nivel a los 28 años.

“Juego más relajada ahora, sé que puedo tener confianza en mi tenis”, señaló la zurda, que sólo se ha dejado un set en la ruta hasta la final y que eliminó a la mayor de las Williams, Venus, en semifinales.

“Iré a la pista con mucha confianza, le mostraré a Serena que estoy aquí para ganarla”, añadió Kerber, que el lunes se situará segundo en la clasificación WTA, despojando de esta posición a Muguruza.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus