•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ahora sí, Román “Chocolatito” González (45-0, 38 nocauts) ya tiene fecha oficial para su cita con la historia. El 10 de septiembre, en el mítico Fórum de Inglewood, en Los Ángeles, donde su mentor, maestro y amigo Alexis Argüello se convirtió por primera vez en campeón mundial el 23 de noviembre de 1974. Román intentará convertirse en el primer tetracampeón nicaragüense enfrentando al mexicano Carlos Cuadras (35-0-1, 27 nocauts), monarca supermosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Parece que el destino siempre unirá a Román y a Alexis. El “Flaco Explosivo”, ídolo de multitudes, empezó a escribir su leyenda en el Fórum. Coincidentemente, Román le podría poner las letras de oro a su laureada carrera, una cuarta corona significaría romper el idilio de tres coronas con su mentor y de paso, confirmarse como el mejor boxeador en la historia de Nicaragua.

¿Quién es mejor?

El tapete de discusiones es amplio, todas las consideraciones son respetables. Para muchos, el hecho de que Alexis peleara en una de las épocas más formidables del boxeo, es sinónimo de que su legado es insuperable. Pero el tema Argüello trasciende más allá de haber ganado 3 coronas; su nombre significa veneración e idolatría; no solamente fue un gran atleta, también tuvo mucha cercanía con la gente, pocos se atreven a discutir la grandeza del “Flaco”, bajarlo del pedestal es imposible.

Y es eso lo que quizás no tiene Román. El muchacho de 29 años es una figura, pero no es un ídolo, y probablemente jamás lo será. En el aspecto boxístico no hay ninguna duda, González es un peleador mucho más completo que Argüello, con una gama de recursos técnicos increíbles, mejor defensivamente; desafortunadamente nació en una época de anemia en el boxeo, donde prevalece el negocio y los rivales le rehúyen porque saben que serán destruidos, aun así su grandeza es indiscutible.

Derrotar a Cuadras no solamente significará ganar una cuarta corona, es el boleto directo al Salón de la Fama, es mantenerse invicto y seguir reinando como el mejor boxeador del mundo, es ingresar al selecto grupo de tetracampeones, en el cual aparecen nombres como Roberto Durán, Óscar de la Hoya, Floyd Mayweather, Tommy Hearns, entre otros. 

Triunfar es convertirse en apenas el tercer latinoamericano en conquistar 4 títulos en diferentes categorías y es empezar el camino hacia el dominio absoluto en el boxeo durante mucho tiempo, marcando una nueva era, como dijo Freddie Roach, entrenador de Manny Pacquiao. Con 29 años, en plenitud de condiciones, González puede incrementar su cuento de hadas lleno de éxito y transformarse en una leyenda.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus