•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A pocos días de alzar vuelo y enrumbarse a su segunda participación en unos Juegos Olímpicos, la jabalinista nicaragüense Dalila Olivia Rugama Carmona se alista para competir en Río de Janeiro, Brasil 2016, donde aspira mejorar su marca personal en una competencia del más alto nivel del deporte amateur.

La campeona centroamericana ha lanzado lo más largo que ha podido la barra de metal en distintos eventos internacionales y así son sus aspiraciones en la vida de esta joven deportista y madre de familia.

Han pasado 12 años, desde que la mejor jabalinista del país desfiló sobre una pista olímpica y fue en Atenas, Grecia 2004. En ese entonces la cuerda de su brazo le alcanzó para enviar la jabalina a una distancia de 51.41 metros.

“Con respecto a mi primera participación y ahora con esta segunda, me siento una atleta más madura y con un mayor compromiso deportivo. Unos Juegos Olímpicos, no es lo mismo que competir en los Juegos Centroamericanos, porque depende mucho como un atleta esté en buenas condiciones físicas. Son dos niveles de exigencias diferentes”, explicó la atleta originaria de Villa El Carmen, ubicado en carretera vieja a León.

Dalila estaba peleando uno de los dos boletos olímpicos de atletismo con María José Cortez Blandón, pero creía que no tendría el chance. Sin embargo, la tomó de sorpresa el ser la elegida, junto al semifondista Erick Rodríguez.

“Fue una sorpresa para mí, no me lo esperaba porque no empecé al cien por ciento, pero en los eventos clasificatorios sumamos los puntos necesarios. Empecé fría este año, pero poco a poco me fui preparando. Solo dos veces he estado retirada por la lesión y mi embarazo”, argumenta la joven deportista.2

  • 2 participaciones en Juegos Centroamericanos y del Caribe tiene la mejor lanzadora de Nicaragua.

MOMENTO COMPLICADO

Luego en el 2008 en Beijing, China, escenario de otros Juegos Olímpicos, Rugama Carmona estuvo a punto de empacar maletas y forma parte de la delegación que fue encabezada por Alexis Argüello (q.e.p.d.), pero una lesión le impidió cumplir con su segunda participación en los deportes que representa la unión de los cinco anillos entrelazados de color azul, negro, rojo, amarillo y verde.

“Quedé cerca de viajar. En ese entonces, me lastimé el codo y estuve en Cuba y en mi recuperación los cubanos le dijeron a la presidenta de la federación de aquí que me inscribieran, pero yo no me sentía bien y decidí no ir”, recordó Dalila, mamá de la pequeña de dos años Karlys Helena Montealto Rugama.

SUS INICIOS

Fue hace 16 años que por vez primera, Rugama pisó una pista de atletismo y todo pasaba alrededor de su cabeza. El atletismo siempre ha sido su sueño desde niña y siempre mantuvo la fe que algún día sería parte de una delegación nicaragüense olímpica, lo que nunca se imaginó es que cumpliría dos ciclos olímpicos que le permitieron ir hasta Atenas y Río de Janeiro. Desde ahí comenzó una carrera deportiva destacada.

“Había muchos nervios cuando debuté, pero conforme pasaron los años fui tomando la confianza”, asegura Dalila, quien en su primer año de competencia atrapó medalla de plata en los Juegos Escolares Centroamericanos del 2000.

A partir del 2014 la vida cambió para Dalila, quien en ese año se convirtió en mamá de la preciosa Karlys, hoy ya tiene dos años de edad y es  hija del colega Carlos Montealto.

Su vida dio un giro de 360 grados, porque ya no solo pensaba en ella, sino en su pequeño retoño. Sabía que su rutina de entrenamientos se vería afectada porque el tiempo lo dividiría entre su bebé, su deporte y como esposa. Dalila ganó medalla de oro en los Juegos Centroamericanos del 2001, 2005 y 2013.

“La verdad es complicado ese rol, porque es una responsabilidad seria, pero Carlos me apoya”, apuntó Rugama Carmona, quien tiene en su curriculum dos participaciones en Juegos Centroamericanos y del Caribe 2003 y 2006.

  • 2004 fue el año en que Dalila Rugama fué a unos juegos olímpicos por primera vez en Atenas, Grecia.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus