•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Juan Carlos Ramírez ahora sonríe. Pasó un trago amargo con los Rojos de Cincinnati, siendo parte de un staff de picheo desastroso, en el que hasta él se vio mal, sufriendo batazos a corta y larga distancia. Pero ahora vive un panorama totalmente diferente, los Angelinos de Los Ángeles lo pescaron cuando su anterior equipo le descartó; J.C. está feliz, su sonrisa es la mejor evidencia.

El pistolero conversó con el colega Levi Luna, de 8 Deportivo, comentando un poco de lo que ha vivido este año de altas y bajas, buscando la consistencia y el establecimiento permanentemente. “Trato de mantenerme saludable, intentando no flaquear. Ya los resultados del juego dependen de mis actuaciones, trato de no frustrarme cuando me va mal y luego enfocarme en el día nuevo”, dijo Ramírez, quien habló sobre los malos momentos que vivió con los Rojos.

Mucho estrés

“No hay excusas, pero en Cincinnati es estresante. Allí se necesita ganar y ganar. El estrés de pitchear bien a veces eso se te mente en la mente.  Muchas veces me iba a acostar pensando en los números. Comencé a leer varios libros, le dejé las cosas a Dios, hablaba con mi mamá, con Nemesio Porras, quien está conmigo trabajando en la parte mental, esas cositas me ayudaron a no bajar mi cabeza. En mi cabeza ha habido muchos altos y bajos, pero nunca me he dado por vencido”, explica el pícher, quien contó que no sabía que los Rojos lo habían puesto en la lista de descartes.

“No sabía que estaba en waiver. El gerente de los Rojos me llamó para decirme que los Angelinos me habían cogido, yo no sabía que estaba en waiver”. J.C. también recordó algunos momentos este año en Grandes Ligas: “Todos son importantes. Mi primer salvado fue especial, la vez que ponché a 6 en dos innings (vs. Bravos de Atlanta), esos recuerdos siempre trato de mantenerlos en mi mente. Estoy feliz tratando de cumplir mis sueños y quedarme en Grandes Ligas”. 

  • 5.62 es la efectividad del pistolero nicaragüense Juan Carlos Ramírez.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus