•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Marcada por la presencia de Neymar y Gabriel Jesús, los dos principales atacantes brasileños del momento y que retratan el presente y el futuro del equipo, la selección olímpica masculina de fútbol se concentró ayer para comenzar la preparación de cara a los Juegos Olímpicos.

A falta de 17 días para que tenga lugar la ceremonia de apertura en el emblemático Maracaná, los jugadores de la Canarinha comenzaron a llegar este lunes a Teresópolis, donde la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) tiene su centro de entrenamiento, la Granja Comary.
Los Juegos de Río 2016 parecen ser el escenario idóneo para dejar atrás la mala imagen dada en los últimos tiempos por la selección brasileña e intentar hacerse con la medalla de oro olímpica, el único gran trofeo que aún no está en las vitrinas de la pentacampeona mundial.
Para ello, el técnico Rogerio Micale, quien tomó el mando de la selección olímpica tras la reciente destitución del seleccionador brasileño, Dunga, contará con un ataque de lujo en el que destacan, por encima del resto, dos nombres propios: el extremo del FC Barcelona Neymar y el goleador del Palmeiras Gabriel Jesús.

Neymar, referente

El astro de 24 años, se ha consolidado como una de las principales figuras del fútbol desde que llegó a España, en 2013.

Su innegable talento y su peso en el conjunto de la Ciudad Condal, le han servido para firmar uno de los contratos más jugosos de la historia del club, que le ubican como el segundo jugador mejor pagado del Barça, sólo por detrás del gran símbolo del club, el argentino Lionel Messi.

Sin embargo, los últimos meses de Neymar han estado marcados por las polémicas extradeportivas derivadas tanto de sus problemas con el fisco, como de su deseo de participar en los Juegos Olímpicos y en la Copa América Centenario, disputada en los Estados Unidos el pasado mes de junio.

El club catalán brindó al jugador todo su apoyo en sus problemas judiciales, sin embargo, se mostró inflexible en cuanto a la participación del jugador en ambos torneos, puesto que podría mermar su estado de forma de cara a la próxima temporada.

Neymar finalmente tuvo que elegir y se decantó por intentar ser el líder de la primera selección brasileña que se cuelgue el oro olímpico al cuello.

Ahora que todos esos problemas extradeportivos parecen ir quedando atrás, Neymar deberá demostrar sobre el césped que puede ser ese líder que lleve a los suyos a las cotas más altas pese al mal momento que atraviesa el fútbol brasileño; así, esta sería su oportunidad para dejar de ser ídolo y convertirse en leyenda.

Para conseguirlo, contará con la inestimable ayuda en el ataque del joven Gabriel Jesús.

En evolución

Desde su debut con el equipo paulista en marzo del año pasado, el delantero de 19 años se ha convertido no solo en una de las grandes figuras de su equipo, que actualmente lidera el torneo local, sino de todo el campeonato, llegando a robarle los focos a su tocayo Gabriel, compañero en la selección y rival en el Santos.

La indudable calidad de Gabriel Jesús, quien hace unos días decía sentirse más identificado con el juego del legendario Ronaldo que con el de su actual compañero en el ataque brasileño, Neymar, ha llevado a algunos de los principales clubes de Europa a llamar a sus puertas.

Junto a estas dos estrellas, Micale ha conseguido conformar un grupo lleno de jóvenes promesas, como Marquinhos (París Saint Germain) o Rafinha Alcántara (FC Barcelona), que junto con los veteranos Renato Augusto (Beijing Guoan) y Fernando Prass (Palmeiras) intentarán hacer realidad el sueño olímpico brasileño.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus