•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

En un tren sobre rieles y sin freno está convertido el pelotero nicaragüense Cheslor Cuthbert, quien anoche alargó a ocho juegos su racha bateando de hit, dejando atrás su registro anterior, que era de siete, en esta misma temporada con los Reales de Kansas City, que se rebelaron en la octava entrada y borraron un adverso 0-2, para convertirlo al final en un favorable 7-3, venciendo a los Indios de Cleveland.

Jugar diario, y aprovechando al máximo la lesión durante lo que resta de la temporada del titular de la antesala Mike Moustakas, le ha permitido al originario de la Costa Caribe establecerse en el cajón de bateo con los actuales Campeones Mundiales.

¿Pero hasta dónde podrá mantener esa racha de imparables Cheslor? Sin duda, el costeño debe estar entusiasmado con su accionar  y aportando su granito de arena con la novena en cada desafío. El nica podría extender este buen momento hoy (6:15 p.m.) nuevamente ante los Indios.

El orgullo de la Isla del Maíz arrancó el juego con promedio de bateo de .283, ayer se fue de 3-2, con un doble, una carrera anotada y un boleto, mejorando hasta .288, producto de 64 hits en 222 turnos al bate. El costeño, el domingo estuvo de séptimo en el orden al bate, pero este lunes fue colocado de sexto a la ofensiva y custodiando la tercera base, y en sus dos primeros turnos le fue bien ante el abridor de la “Tribu” Korey Kluber. 

Los hits

En la parte baja del segundo capítulo y en su primer turno, Cheslor ligó imparable, con el que salió de la presión de la racha hiteadora y ya podía jugar con tranquilidad en el desafío que Kansas City y Vólquez fueron víctima de jonrón de Francisco Lindor en el primer inning para poner la pizarra 1-0 a favor de “La Tribu”.

Con el juego 2-0, siempre a favor de Cleveland en el cuarto capítulo, Cuthbert colocó un batazo a lo profundo del jardín derecho para convertirlo en doble (11), y queriéndolo transformar en su primer triple del año fue puesto out en la antesala.

En su tercer turno, en el sexto episodio, el pelotero falló en elevado al shortstop. Pero en el octavo acto, los Royals montaron un operativo de tres anotaciones, donde el nica influyó porque peleó el turno y ganó el boleto a la primera base ante el relevista Bryan Shaw, quien se fue a las duchas tras no poder dominar al nica.

Con el duelo ajustado y las bases repletas, Jeff Manship sustituyó a Shaw y fue recibido con imparable de Paulo Orlando, y seguidamente Jarrod Dyson mandó la esférica detrás de la barda para poner la pizarra 7-2, pero Cleveland anotó su última carrera en el noveno para el definitivo 7-3.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus