AFP
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El lapidario informe McLaren, que reveló “un sistema de dopaje promovido por el Estado”, expuso a Rusia a ser excluida de los Juegos Olímpicos Río-2016, a menos de tres semanas de la ceremonia inaugural.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, aseguró que el organismo “no dudará en imponer las sanciones más estrictas posibles contra todo individuo y toda federación implicada”, y añadió que hoy “podrían tomarse medidas provisionales y sanciones en relación a los Juegos de Río-2016”.

El informe, elaborado por el profesor de derecho canadiense Richard McLaren, desveló que el programa de dopaje estuvo organizado por el ministro de Deportes ruso, Vitaly Mutko, con “la activa participación y asistencia” de los servicios secretos del país para los Juegos de Invierno de Sochi-2014, así como otras competiciones en el país. “El laboratorio de Moscú operó para la protección de los atletas rusos dopados con un sistema promovido por el Estado, descrito en el informe como ‘Metodología para la Desaparición de Positivos’”, aseguró McLaren.

En las primeras reacciones a la investigación, la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) pidió la exclusión de Rusia de los Juegos de Río-2016, del 5 al 21 de agosto, y de toda competición internacional “mientras que no realice un cambio de cultura”.

Alemania también pidió dejar afuera a Rusia del evento deportivo mundial, mientras que Francia solicitó al COI que se adopten duras sanciones. 

Las agencias antidopaje de Estados Unidos y Canadá estaban listas para pedir una sanción que prohibiera participar a todos los atletas rusos en los Juegos.

“El informe McLaren ha demostrado, más allá de una duda razonable, el nivel alucinante de corrupción reinante en el seno del deporte y el gobierno ruso (...) Debemos reaccionar juntos a nivel internacional”, indicó el director de la Agencia Anti Dopaje de Estados Unidos (USADA), Travys Tygart.

SE MANTIENEN AL MARGEN

En su respuesta, Rusia decidió suspender temporalmente hasta el final de la investigación a los citados en el informe de la comisión. A la vez, el Kremlin denunció lo que considera una injerencia “peligrosa” los llamados de varios países a excluir a Rusia de los Juegos Olímpicos y sostuvo que el objetivo es “hacer del deporte un instrumento de presión geopolítica”. El informe acusó directamente a Vitaly Mutko de orquestar todo el entramado.

“El ministro de Deportes dirigió, controló y supervisó la manipulación de los resultados de los atletas, o los cambios en las muestras, con la activa participación del FSB (Servicio de Seguridad Federal de Rusia), CSP (Centro de Preparación Deportiva para los atletas rusos) y los laboratorios de Moscú y Sochi”.

Las conclusiones del informe McLaren demuestran un “ataque impactante y sin precedentes a la integridad del deporte y de los Juegos Olímpicos”, reaccionó Bach.

Sochi-2014 no fue el único evento deportivo en el que se ocultaron casos de dopaje ya que el método funcionó en el Mundial de Atletismo de Moscú, en 2013.

“Al final de los campeonatos del mundo de Moscú, su laboratorio apartó muestras positivas, les quitó los tapones y reemplazó la orina ‘sucia’ antes de que las muestras fueran envidadas a otro laboratorio de instrucción de la IAAF”, publicó el informe.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus