•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Sin importarle a quién tenga enfrente o cómo vaya el marcador, Cheslor Cuthbert está convertido en una máquina de pegar hits. Anoche, en el triunfo de Cleveland 7-3 sobre Kansas, el antesalista nica extendió a nueve su racha de partidos conectando imparables, ganando el desafío particular ante el lanzador de los Indios Danny Salazar, pegándole en par de ocasiones, en cuatro enfrentamientos entre sí.

Como segundo en el orden al bate, Cuthbert disparó un sencillo apenas en su primera aparición en la baja del primer episodio, cuando Cleveland se había adelantado 2-0 de forma parcial. Tras estar en cuenta de una bola sin strikes, el costeño le hizo swing a un lanzamiento de 95 millas, rompiendo el diamante por el centro para llegar a la inicial. 

En la tercera entrada, nuevamente ante el abridor mexicano Salazar, en cuenta de 1-1, Cheslor cazó un cambio de 88 millas y depositó la pelota en el jardín izquierdo, en un alarde de tacto y desafiando al lanzador azteca. Hasta entonces, solamente Paulo Orlando y él habían sofocado a Salazar, que no obstante, se encaminaba a su undécimo triunfo de la campaña.

En su tercera aparición en el plato, en el sexto inning, en conteo máximo para lanzador y bateador, Cuthbert sacó una rola a manos del tercera base Juan Uribe, quien asistió al inicialista Mike Napoli para completar la matanza y darle un respiro a su pícher ante el pinolero, con la salvedad que el partido se encontraba 6-0. 

En el séptimo acto, con el juego 6-2 y corredores en segunda y tercera con un out, el nica bateó un elevado de sacrificio al jardín izquierdo para impulsar desde la antesala a Whit Merrifield. Además, propició la salida de Salazar, quien fue sustituido por el relevista Kyle Crockett. Cheslor terminó la noche yéndose de 3-2, con una impulsada y dejó su promedio en .293.  

Pasos agigantados

Al finalizar la primera mitad de la campaña y después del receso por el Juego de Estrellas, saltaron una serie de análisis poniendo en perspectiva la incidencia de Cheslor con Kansas, tomando como termómetro los 8 cuadrangulares que ligó en ese período. Apenas un par de semanas después se va dilucidando cualquier duda al respecto.

El pelotero originario de Corn Island no solo es un elemento importante a la defensiva ante la ausencia de Mike Moustakas, evidentemente ha respondido a las expectativas, también es incidente a la ofensiva, aun cuando su equipo está sumergido en el marcador, demostrando un gran compromiso y dispuesto a ganarse a pulso su lugar como titular indiscutible en la franquicia.

  • .293 promedio ofensivo de Cheslor Cuthbert después del desafío de anoche contra Cleveland.  
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus