•  |
  •  |
  • Edición Impresa

No hay nada más que exigirle, ni muchos menos criticarle a Keyvin Lara. El muchacho chinandegano de 21 años viajó a Japón con una maleta cargada de ilusiones, destruidas la madrugada de ayer por el japonés Kazuto Ioka, quien noqueó al nica en el asalto 11, reteniendo su título mosca (112 libras) de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en Osaka, Japón.

Vean en Lara una imitación de Byron “Gallito” Rojas; la diferencia reside que el final para el chinandegano fue amargura, mientras que el matagalpino danzó en la cuerda del triunfo, convirtiéndose en campeón mundial. En intenciones y agallas no le faltó nada a Lara, desde el primer asalto salió como un retador dispuesto a robarse el botín en territorio enemigo.

Te interesa: Lara, entre la gloria y el anonimato

Lara fue agresivo, insistente con su volado de derecha y se encontró con un Ioka que propuso una pelea que a él le favorecía, en corto, sin demasiada movilidad sobre el ring. El japonés no se corrió ni utilizó su gama de recursos para evitar castigo, se paró en el centro del cuadrilátero, y aceptó intercambiar disparos con el nica, que tuvo sus momentos de inspiración sobre todo en la primera mitad de la pelea; el cuarto y quinto asalto fueron muy buenos, conectando a Kazuto.

Dominio de Ioka

Después  del sexto, con un Ioka más fuerte, con mucho más oxígeno que Lara. Empezó a controlar la pelea. El japonés le dio un recital de gancho y upper cut de izquierda al nica, finalizando de forma perfecta con los rectos de derecha. Así fue la tónica del combate desde el sexto hasta el decimoprimer asalto, con un Ioka dominando las acciones y hasta se puede decir, en cierto punto, jugando con el chinandegano.

Keyvin con tanto castigo recibido en la zona abdominal disminuyó las condiciones. Cayó en el décimo asalto, ese era inicio de que su final estaba por llegar y así fue. En el decimoprimer round Ioka apenas lo tocó, pero el nica estaba muy golpeado y mareado, que cayó redondito en la lona y la esquina le recomendó que no siguiera más. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus