•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 22 millones de euros desembolsados por el Benfica han servido para que el delantero Raúl Jiménez rompa un doble récord: el de futbolista más caro en la historia del futbol portugués y del balompié mexicano.

Jiménez, de 25 años, superó al brasileño ‘Hulk’ y al francés Gianelli Imbula, por los que el Oporto pagó 19 y 20 millones de euros, respectivamente, y batió récords en el futbol de su país. Ningún otro compatriota de Jiménez costó tanto a las arcas de un club.

A pesar de ser suplente habitual el pasado curso, los pocos pero decisivos goles del delantero mexicano han convencido a los responsables del Benfica a rascarse el bolsillo y adquirir el otro 50% del pase que aún pertenecía al Atlético de Madrid, equipo en el que Jiménez jugó en la 2014-2015 procedente del América.

Los 22 millones de euros que ha costado Jiménez se consideran una cantidad exorbitante para la austera realidad de los clubes lusos. El propio Benfica, el club con más socios del país, tiene un presupuesto anual en torno a los 40 millones de euros, lejos de los montantes de los grandes europeos y de la inmensa mayoría de los clubes de la Liga inglesa.

La segunda contratación más cara en el club encarnado había sido la del medio Pizzi, precisamente comprado por el Benfica también a tramos a cambio de 14 millones en el 2016.
Raúl Jiménez, ex del América de México y del Atlético, participó en la última temporada en 45 partidos con el Benfica, aunque la mayoría de suplente, y anotó 12 goles, varios de ellos decisivos para que el club encarnado se consagrase campeón de Liga por tercera vez consecutiva.

En la Liga de Campeones, la participación de Jiménez resultó también crucial. El 25 de noviembre de 2015, en Astana, la fría capital de Kazajistán, anotó dos goles que nivelaron un 2-0 desfavorable y que certificaron la clasificación del Benfica a los octavos del torneo.

El 9 de marzo del 2016, tuvo otra decisiva intervención en el torneo europeo ante el Zenit ruso. En el minuto 85, el mexicano, que había sustituido a Kostas Mitroglou en el 67, lanzó un inesperado zapatazo a unos veinte metros de la portería rusa, cuyo rechace cayó mansamente en la cabeza del argentino Nico Gaitán, que encaminó el pase del Benfica a los cuartos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus