•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Fue grandioso! Cheslor Cuthbert volvió a mostrar su poder y mantuvo vigente su racha de juegos conectando imparables, llegando a 11 en total. El muchacho parece no tener límites y tampoco se intimida por el lanzador contrario. No importa que sea Yu Darvish quien esté en el montículo, eso no lo detendrá, lo demostró anoche, cuando bateó de 4-1, con un cuadrangular, una carrera anotada y otra impulsada, en la victoria de los Reales de Kansas City sobre los Vigilantes de Texas  con pizarra de 3-1.

Alineando de segundo bate, Cheslor llegó al plato en el propio primer episodio para enfrentar a Yu Darvish, quien llegó al encuentro con balance de 2-1 y efectividad de 3.15. Con Alcides Escobar corriendo en la primera almohadilla, el pinolero sumó su ponche 52 de la presente temporada, sin embargo, pese al turno fallido de Cuthbert los Reales se adelantaron en el marcador 1-0.

Dos entradas más tarde, con la mentalidad de seguir impactando y el objetivo de mantenerse a la caza del récord de David Green y Marvin Benard, el antesalista de los Reales volvió para ajustar cuentas con Darvish, que para ese entonces perdía 2-0. En conteo de 3-1, Cheslor le descifró al lanzador japonés una bola rápida de dos costuras que se movía a 92.8 millas por hora (mph), depositando la pelota al otro lado de la barda del jardín central, alterando la pizarra a 3-0. Fue así, con un batazo de cuatro esquinas, que el nicaragüense extendió a 11 su racha de juegos, conectando de imparables y llegó a 9 cuadrangulares en la presente temporada de Grandes Ligas.

En ese momento, bateando de 2-1 con su carrera impulsada 33, el nicaragüense alcanzó un promedio ofensivo de .300 puntos. Sin embargo, en su tercer enfrentamiento ante Darvish, Cheslor fue doblegado en un elevado lejano por el bosque derecho, descendiendo a .299.

Luego, en su último turno el isleño fue dominado en un roletazo que sirvió para forjar una jugada de doble matanza, cerrando la noche con un average de .297. 

Amenazando racha

Seguramente David Green y Marvin Benard deben estar a la expectativa del ruidoso accionar de Cuthbert, quien se ha situado a tan solo un juego de igualar la marca de partidos consecutivos, conectando de imparables que ellos ostentan. El primero en hacerlo fue David Green, quien tuvo una racha del 13 al 25 de junio  de 1983 con los Cardenales de San Luis. Luego Benard igualó tal hazaña enrachándose del 31 de julio al 14 de agosto de 1999 con los Gigantes de San Francisco. 

Durante la racha Green conectó un total de 19 imparables (2 2B, 0 3B, 1 HR, 8 CI), Benard ligó 16 (3 2B, 0 3B, 3 HR, 8 CI) y Cheslor lleva 16 (5 2B, 0 3B, 1HR, 8 CI). David logró siete juegos de dos hits, seis de ellos de forma consecutiva. En tanto, Benard tuvo un juego de tres cohetes y dos partidos de dos cañonazos. Hasta ahora, Cheslor acumula cinco duelos de dos misiles, los últimos tres de forma consecutiva. 

Por otro lado, con el jonrón conectado ayer, Cheslor igualó la cantidad de imparables logrados por Benard durante su racha y se situó a tres de Green. Además, el pinolero igualó con este último en cuanto a jonrones durante la racha con uno y se aproximó a los tres bambinazos salidos del bate de Marvin. De igual forma, el antesalista de los Reales rompió el empate de 8 carreras impulsadas que los tres sostenían, alcanzando los 9 remolques. Cada estadística Cheslor puede mejorarla, siempre y cuando hoy vuelva a ligar de imparable, manteniendo ese impresionante ritmo ofensivo que tanta notoriedad le ha proporcionado. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus