•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Nuevo Herald

Las luces alumbran a Rubén “El Púas” Olivares y a Alexis Argüello un 23 de noviembre, esa noche Nicaragua se estrena con su primer campeón mundial; una derecha destroza huesos, liquida un reinado y surge la figura de “El flaco explosivo”, héroe deportivo irrepetible en tierras de Rubén Darío.

Miami 12 de noviembre de 1982, tenía yo 9 años, y esa noche toda Nicaragua estaba en vilo, su más grande atleta, Alexis Argüello tricampeón mundial, iba tras la cuarta corona frente al norteamericano Aaron Pryor.GONZÁLEZ ENTRENA EN LOS ÁNGELES DE CARA A SU PRÓXIMO COMBATE.

El Orange Bowl de Miami, estaba repleto de exiliados nicas abarrotando el estadio; mientras las calles del país centroamericano se quedaban solitarias como alcoba sin amantes.

 

¡Todos frente a la TV! Aquella fue la noche más triste para el deporte pinolero, Argüello sucumbió frente al poder y la velocidad de Pryor, un nocaut para toda la nación, luto en masa, noche obscura... la patria entera lloró y la frase: “¡No! de esa botella no, de la otra, de la que yo preparé”, que dijo Panamá Lewis, el adiestrador del “Hawk”, todavía nos inquieta. 34 años después, “Chocolatito” González, tricampeón y mejor boxeador libra por libra del planeta, pulido con ojo de orfebre en el terreno boxístico por el mismo Alexis, intentará arrebatarle el fajín a Carlos Cuadras, actual monarca de las 115 libras del CMB y convertirse de esta manera en el primer nicaragüense tetracampeón.

LUCHA INTENSA

Instalando en Big Bear, en Los Ángeles, alejado del bullicio y las distracciones, el “Bruce Lee” del boxeo actual Román González, reduce libras y ajusta detalles bajo el silencio que arropa un sitio donde se han gestado grandes campamentos.

Se avecina un duelo como el de Máximo y Cómodo en tiempos del emperador Marco Aurelio ¿han visto Gladiator? espero algo así, tan cercano a lo producido por Ridley Scott... intenso, sin tiempo para que la muchedumbre ansiosa y expectante por el intercambio en el cuerpo a cuerpo parpadee.

Hay un “Príncipe” intentando destronar al “Rey”; y es que el boxeo consiste precisamente en eso -perseguir instantes que nunca mueren- esa sed de lucha que cohabita en cada peleador y motoriza su andadura en el cuadrilátero.

Lo que se hace en vida resuena en la eternidad; “Chocolatito” ha probado su valor y como gladiador sabe que siempre hay con quien pelear, Cuadras posee lo que el nicaragüense ansía.

Mientras ambos como el buen vino a través de un destilado, golpe a golpe en el gimnasio definen estrategias y llevan su cuerpo a un nivel óptimo en busca de la excelencia, me pregunto ¿podrá Román? ¿derretirá el azteca el punch destructor del “Chocolate”?

Ascendiendo a una nueva categoría y en plenitud de facultades los expertos colocan a Román favorito 5/1 sobre Carlos Cuadras (...) como buen soldado viendo a los ojos a su adversario, “Chocolatito” compelido por la gloria pretende expandir su imperio.

Brutal, cruel y oscuro deporte es el boxeo, quizás eso nos atrapa y somete, imposible resistirse ante la emoción y el suspenso de lo que puede ocurrir, esa atmósfera cobija este deporte y catar el resultado es adictivo.

Septiembre 10, en el Fórum de Inglewood California, a través de HBO, una cita con el “César” del boxeo y el “Príncipe” intentando lo que 45 oponentes no han logrado. “Chocolatito” tiene un sueño llamado CUARTA CORONA y su rival un propósito: ¡detenerlo! ¿Quién prevalecerá?
 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus