•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡No hay forma de pararlo! Cheslor Cuthbert avanza vertiginosamente hacia la construcción de una temporada de ensueño en Grandes Ligas. Ni siquiera el zurdo Cole Hamels (11-2) pudo frenar su andar inspirado, al contrario, fue víctima de su fiero bateo, siendo inutilizado en el intento por frenar la racha de juegos conectando de imparables del nicaragüense, la cual se extendió a 12, luego que ayer bateara de 3-2 ante los Vigilantes de Texas, equipo que venció 7-4 a los Reales de Kansas City. 

Cheslor no hizo esperar mucho a quienes esperaban que empatara la racha de David Green y Marvin Benard. En tan solo su primer turno al bate, el pinolero chocó potentemente un envío de Hamels y la pelota viajó hasta el límite del jardín derecho, mientras el nica corría apresurado sobre las bases llegando a segunda por su batazo y extendiéndose hasta la tercera por error del jardinero. Poco tiempo después anotó la primera carrera de los Reales, gracias a un roletazo de Eric Hosmer. Fue el decimotercer doblete y la vigesimoséptima carrera anotada del 2016. Al iniciar el juego bateando de 1-1, su promedio ofensivo ascendió a los .300 puntos. 

En su siguiente turno, el nicaragüense recibió base por bolas, tras mostrar una gran disciplina en el cajón de bateo. Luego de estar en cuanta de 0-2, el antesalista de Kansas lució selectivo y paciente hasta llevar el conteo a 3-2 y finalmente ganar la batalla recibiendo el pasaporte a la inicial. Más tarde, volvió a tronar ante el mismo Hamels, quien aturdido seguramente se preguntaba cómo dominar al imparable nicaragüense. En la quinta entrada, Cheslor le descifró una bola rápida de dos costuras que se movía a 92 millas por hora (mph) y la convirtió en un sencillo al bosque derecho, elevando su average hasta los .303 puntos. Sin embargo, tras poncharse en su cuarto turno y recibir boleto en su último chance bajó a .302.

A la par de Green y Benard

En el templo en el que moran David Green y Marvin Benard, primeros nicaragüenses en lograr una racha de doce juegos consecutivos ligando de imparable en Grandes Ligas, Cheslor fue recibido ayer entre aplausos, pues se unió a ellos dos en lograr tal hazaña. Eso sí, el muchacho amenaza con establecer un nuevo récord.

De los tres, el que más imparables logró durante los doce juegos fue Green con 19,  y el que menos conectó fue Benard con 16, cifra que fue superada anoche por Cuthbert, quien sumó un total de 18. En cuanto a carreras impulsadas el mejor de todos fue Cheslor, quien acumuló 9, una más que los otros dos. 

Aprovecha e impacta  

Cheslor, como quien ha leído la famosa frase del  poeta griego Píndaro, la cual señala que “no hay mejor mérito que saber aprovechar todas las oportunidades”, está rindiendo al máximo ante la ausencia de Mike Moustakas, demostrándole al mundo del beisbol de lo que es capaz.

Consciente que lo que está viviendo es una oportunidad clave en su carrera, se ha empeñado en impactar y agrandar la confianza que en él se tiene. De seguir así, la barda con la que limitan sus proyecciones se irá extendiendo cada vez más, hasta que él se convierta en una figura indiscutible, no solo de los Reales, sino de Las Mayores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus