•   Redacción Internacional  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

No es fácil para un serpentinero hacer de manera efectiva la transición de la rotación al cuerpo de relevo de un momento a otro, especialmente si el pitcher al que se le encomienda esa tarea tiene la mente fija en mantenerse firme como integrante de un cuerpo de abridores en las Grandes Ligas.

A Erasmo Ramírez se le pidió eso en la aurora del 2016, y lo hizo de manera tan sobresaliente que alguien pudiera pensar ahora que el nativo de Rivas, Nicaragua, ya no será un abridor en la meca de la pelota.

El exlanzador de los Marineros de Seattle arrancó a todo vapor el 2016 como un apagafuegos de la novena floridana. Al concluir la segunda semana de mayo hilvanaba marca de 6-1 con tremenda efectividad de 1.32.

Mucha exigencia

“Le pedimos bastante a Erasmo, al enviarlo al cuerpo de relevo”, admitió el dirigente de los Rays, Kevin Cash. “De la forma como lanzó en las primeras seis semanas de la temporada, pudo haber sido considerado el Jugador Más Valioso de nuestro equipo. Lo pusimos en cada momento clave posible y cada vez salió airoso.

“Tal vez sea culpa mía, en parte, pero lo trabajamos bastante y los resultados no fueron los mismos que a comienzos de la campaña”, analizó Cash. “Tuvimos que comprarle tiempo para darle algunos días extras de descanso, pero últimamente su recta ha recuperado su vigor. Por sobre todas las cosas, Erasmo ha tenido un impacto bien positivo para nosotros esta temporada”.

Ramírez recuerda aquellos momentos en los que los artilleros rivales no le pegaban ni foul, al rememorar lo que ha sido su primera temporada como relevista en el beisbol más exigente que se juega en el planeta.

“Ya desde el primer mes de la temporada, gracias a Dios, me estaba yendo bien y mi mente estaba preparada para no volver a abrir (en el 2016)”, relató el nicaragüense.

Valoración

Tal ha sido de exitosa la faena de Ramírez en su nuevo papel, que un observador imparcial podría imaginar que se siente como pez en el agua, pero el joven de 26 años de edad, firmado por los Marineros en el 2007, es el primero que reconoce que no ha sido una perita en dulce.

“No ha sido nada fácil”, reconoció el derecho. “Voy aprendiendo, no es excusa, pero al mismo tiempo no es lo mismo”, analizó. “Uno ya está acostumbrado a estar de abridor, un rol en el que si te hacen dos carreras en un inning, sabes que tienes la oportunidad de tirar cinco episodios más y si sales con dos anotaciones en seis entradas ya logras una apertura de calidad. Estando de relevo no puedes permitir ni una sola”.

La efectividad general del lanzador canjeado a los Rays el 31 de marzo del 2015 por su colega Mike Montgomery no es la misma que la de las primeras seis semanas de la temporada, pero aun así los Rays lo traen en situaciones en las que el juego depende de una buena faena suya.

  • 7 victorias y 8 derrotas, con 3.90 de efectividad, es el balance de Erasmo Ramírez.

“Me alegra que el equipo me esté dando la confianza todavía, a pesar de que tuve algunos problemas”, agradeció el atleta que solamente cometió un error a la defensiva en sus primeros 121 juegos en la Gran Carpa.

Doble 14 de Cheslor

El otro pelotero pinolero, Cheslor Cuthbert, vio acción anoche contra los Rangers de Texas, conectando dos cohetes (un doble) en cuatro turnos, en la derrota de los Reales con marcador de 3-2. Fue el doble número 14 del costeño esta temporada, en el día del nacimiento de su segundo hijo, al cual bautizó como Cheslor Jr.

Los dos hits de Cheslor se los conectó al pistolero Cole Hamels en los innings 1 y 8, respectivamente. El nica dejó su promedio de bateo en .298 y hoy verá acción contra el mismo equipo a partir de las 6:15 de la tarde.

  • .298 es el promedio de bateo del artillero Cheslor Cuthbert.
Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus