•  |
  •  |
  • Edición Impresa

La apuesta a procesos que puedan dar resultados a partir de su propia cosecha es la filosofía de Otoniel Olivas, el laureado director técnico del Real Estelí, que la próxima semana conducirá a su club por sexta ocasión en la Liga de Campeones de la Concacaf.

En sus 14 años al frente del conjunto norteño, Olivas ha confirmado su categoría en el banquillo rojiblanco, estableciendo un grupo altamente competitivo, cuyo juego pasa por un estricto sistema táctico que le ha permitido imponer una hegemonía en el futbol pinolero.

En Concachampions ha sido distinto. Después de cinco ediciones participando en el torneo de Concacaf, los estelianos acumulan 11 reveses y cinco empates en 16 desafíos. La consecución de un triunfo ha quedado rezagada, pero no mengua las esperanzas del club norteño, que pretende dar el salto en esta edición.

“La idea, todo el tiempo, ha sido salir a competir, buscar buenos resultados y demostrar que vamos evolucionando. La diferencia del Estelí de las campañas anteriores con el actual es la mentalidad. Hay mucho orden, una idea clara de lo que debemos hacer, la entrega de los jugadores y el cuerpo técnico”, manifestó Olivas.

Los empates sonados contra Tigres de la UANL mexicano, Saprissa de Costa Rica y Sporting Kansas City de la Major League Soccer (MLS), todos con saldo de 1-1, dejaron factura del nivel de los nicaragüenses. Esta vez, las expectativas son mayores, las aspiraciones apuntan a la cima del Everest. 

“No significa que buscaremos solo un triunfo, también estamos enfocados en avanzar de ronda.

Eso representa un reto mayúsculo para el club y la institución, pero trabajamos pensando en ello.

Los refuerzos que se realizaron y la inversión en una preparación de alta categoría deben rendir frutos”, confesó Olivas, con la convicción de lograrlo.

La seguridad del timonel nace de las proyecciones que mira en el grupo. Disponer de jugadores con la talla de Jason Casco, Luis Fernando Copete, Luis Manuel Galeano, Manuel Rosas y el regreso de Justo Lorente al marco soportan su fe. La comunión que existe en el equipo le permite dormir tranquilo, aun cuando hay aspectos que, admite, deben mejorar.  

“Mi preocupación de momento es ver cómo reaccionaremos por la falta de competencia. Aunque hemos tenido algunos fogueos, podríamos quedar mermados en la posesión de balón, lo cual es prioritario para nosotros. Obviamente tenemos tiempo para llegar en el mejor ritmo posible”, confió.

“Por otra parte, hay elementos que no están al cien por ciento. Casco y Calero han trabajado fuera del grupo porque se están recuperando de dolencias. Es posible que estén listos para la próxima semana, pero no hay garantía de que suceda. Son jugadores importantes en nuestra estructura, pero igual estamos preparados para asumir sus bajas, en caso que eso ocurra”, confesó el timonel.

“Dallas es peligroso”

Sin alzar la voz, muy a su estilo conservando la parsimonia, Olivas no pierde de vista al FC Dallas, el equipo de la MLS, líder de la Conferencia Oeste. El técnico esteliano prefiere mantener un discurso de “explotar las virtudes del equipo (Estelí)” sin pensar en cuáles son las del rival. En cambio, ha analizado sus debilidades, pero reconoce que es imposible considerarse superior a ellos. 

“No podemos restarle crédito a Dallas, es un equipo fuerte, peligroso. Su juego es frontal, de tenencia del esférico, atacan bien aprovechando la velocidad de algunos jugadores. Nosotros nos enfocamos en las marcas cortas, estar frente al receptor, considerando que ellos descuidan algunas líneas”, aseveró Olivas, quien en el futbol casero ha conseguido 11 campeonatos.

Nada definido

Para el desafío del próximo jueves en el estadio Toyota, del FC Dallas, que marcará el debut de ambos equipos en la presente edición de la Concachampions y abrirá la acción del grupo H, Olivas no tiene un libreto establecido de quiénes serán los elementos que saltarán al campo.

Asegura que estar rodeado de jugadores de mucha experiencia le dificulta tomar una decisión, aun cuando en el papel algunos salten como indiscutibles titulares. “Desde afuera es fácil definir un onceno, yo que estoy cada día en los entrenamientos valoro el rendimiento de cada uno y te aseguro que la competencia es enorme”, dice Otoniel, lo cual es una gran noticia saber que dispone de varias cartas confiables.

Consultado sobre las propuestas en ataque, el estratega destacó la presencia de Maycon Santana, a quien considera “rápido y de individualidades destacadas”. Reconoce que debe mejorar en el trabajo en conjunto, lo cual se le criticó al carioca durante militó en el Walter Ferretti, pero cree que será importante en el proyecto del club.

“Santana es un gran jugador, lo que hay que hacer con él es explotar sus cualidades, saber cómo ubicarlo. La prioridad del Real Estelí siempre ha sido el trabajo en conjunto, él (Maycon) era individualista, pero ha mejorado mucho, ha aprendido a tomar las decisiones correctas, porque a veces es importante mantener el esférico. Ha aprendido a soltarlo cuando es necesario”, ambientó el entrenador.

Después de seis semanas de prácticas, el Real Estelí se prepara para comenzar un nuevo desafío en Liga de Campeones, siete días lo separan de demostrar cuánto ha mejorado desde la última vez que asistió a este torneo en la campaña 2014/15. Esta vez espera sustentar los triunfos nacionales en la competición que durante tanto tiempo le ha sido adversa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus