•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Otro festejo más. El N°30 en torneos de Masters 1000, cifra récord en el circuito. Novak Djokovic parece no tener freno y se impuso ayer por 6-3 y 7-5 a Kei Nishikori en la definición de Toronto.
Pese a un pequeño desliz en el segundo set, Djokovic fue mucho más efectivo y sólido que su oponente en una final con poco ritmo. El serbio tomó el control en el inicio y logró reaccionar en el cierre para anotarse el éxito en una hora y 22 minutos de acción.

El N°1 del mundo hizo una veloz diferencia en el primer set tras un pasaje errático de Nishikori. Ventaja de 4-2 con quiebre y camino libre hacia el 6-3 inicial. Todo parecía ir por la misma vía en la segunda manga, más aún tras una nueva rotura del serbio. Sin embargo, un lapsus. Djokovic perdió el eje por unos minutos, dejó agigantar la figura de Nishikori y quedó al límite: 4-5 y servicio.

El serbio dejó en claro que sabe cómo moverse en situaciones complejas. Elevó su nivel, pasó a mostrar su mejor versión y firmó un nuevo golpe desde la devolución. Ya con el saque, luego de fallar dos match points con su revés (un paralelo -ancho- y uno cruzado -a la red-), selló la historia con un potente impacto al centro. Game, set, match y título para Djokovic.

El serbio de esta manera firmó séptimo título del año y el Nº 66 de su carrera, 30 de ellos en torneos de Masters 1000. Nishikori, por su parte, se quedó nuevamente en el último paso en este tipo de torneos, en su tercera final.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus