•   Miami, Florida  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hay una saga llamada “El Padrino” dirigida por Coppola, también al óleo “Los Relojes Blandos” de Salvador Dalí, así como la manzana con el mordisco que eternizó Steve Jobs, el boxeo actual nos obsequia una joya del cuadrilátero, como las creadas por la casa “Harry Winston”, la materia prima es nicaragüense -el diseño perfectamente construido que endosa calidad sin paralelo-y resulta que se derrite en los labios porque sabe a “Chocolatito”.

Román González prefiere al igual que Lio Messi el silencio de su voz, a cambio nos regala la magia de sus ejecutorias en el ring, cada movimiento suyo es un roce con la perfección-combina poder, defensa y velocidad-su promedio de nocauts destroza cualquier querella; por ello la crítica especializada ha tenido que certificar en el top ten de los mejores libra por libra a González como el número uno por encima de todos ¡léase TODOS! y siendo peso chico lo conseguido por Román sienta un precedente en la historia.

El santuario donde actualmente habita Chocolatito es sinónimo de devoción al arte de fistiana, dejó las montañas de Costa Rica para irse a Big Bear en California buscando la concentración para su próximo paso, un peldaño que obliga a una evolución constante:¡cuatro títulos en cuatro diferentes categorías!

El descubrimiento del diamante llamado Román por el mítico Alexis Argüello coterráneo de la estrella, fue trabajado minuciosamente y la profecía del mentor ha sido registrada; “El Flaco Explosivo” se deshizo en loas para su aventajado alumno y unos pocos años después de aquel vaticinio del propio Argüello-números en mano-González está a punto de superar al maestro, una cuarta corona colocaría al Chocolatito en una lista sagrada.

Argüello insuperable

La asignatura pendiente y difícil de igualar es la conexión atleta-pueblo alcanzada por Alexis, la nación entera siempre lo sintió como un miembro de su propio cuerpo; el carisma con el que nació Argüello lo ubica como un deportista insuperable porque caló hondo en el sentimiento popular de toda Nicaragua.

Como Diego Velázquez y su cuadro “Las Meninas”; Chocolatito pretende la conquista de la eternidad, con cuatro coronas mundiales su pedestal de inmortal en el Salón de la Fama del Boxeo en Canastota New York será suyo ¡no lo duden!

Hay confirmada fecha y hora; se requiere traje formal, el personaje y evento en cuestión lo amerita; un reloj de arena anuncia para Carlos Cuadras tiempo inestable, vientos variables y la inminente llegada del huracán Chocolatito a territorio del mexicano. No soy vudú, tampoco un gurú, pero el final de este libreto ya lo leí, viene con la conquista del cuarto título para Román.

¡Escrito está!

Nos vemos en el Forum de Inglewood California, este 10 de septiembre próximo, tenemos una cita con la historia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus