•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

¡Cómo debe doler perder en un parpadeo, el boleto para entrar al museo de los serpentineros imperecederos! Seguramente Danny Duffy, pistolero de los Reales de Kansas City, sintió como una estocada al corazón el doble de Desmond Jennings, abriendo tanda en el octavo inning, después de construir 7 innings casi perfectos, acariciando la grandeza de lanzar un juego sin hit ni carrera contra los Rays de Tampa Bay en el Tropicana Field.

Que injusto suele ser el beisbol en ocasiones. Duffy estuvo tan cerca pero a la vez tan lejos como el título de una de las canciones de Alex Campos. Kansas ganó el desafío sin complicaciones con score de 3-0, con Cheslor Cuthbert bateando de 3-2 . Pero lo más probable es que Duffy en medio del triunfo no durmió bien, imaginando a sus compañeros celebrando en el montículo, tras una sinfonía de picheo que al final se desafinó en un parpadeo.

El extrabase de Jennings fue el único daño que recibió Duffy, quien realizó una labor sublime de 8 innings sin carreras, ejecutando a 16 bateadores de Tampa por la vía del ponche. El juego perfecto lo había perdido en el cuarto episodio, otorgándole pasaporte a Logan Forshyte abriendo tanda. Probablemente en ese momento todavía no pensaba que podía estar cerca de vivir una noche mágica.-Danny Duffy estuvo dominante contra Tampa Bay-

Dominio de picheo

Durante 6 innings, Duffy y el abridor de Tampa, Chirs Archer, se trenzaron en un duelo magistral de picheo, apagando a los bateadores. La diferencia era que Danny no recibía ningún rasguño. Después de fallar en el primer inning con roletazo al campocorto, Cheslor ligó su primer imparable del partido al jardín central en el cuarto episodio. El problema de los Reales era que no lograban ser consistentes en su ataque y Archer salía ileso de las breves amenazas. Fue hasta en el séptimo episodio que se rompió el idilio del empate sin carreras. Salvador Pérez cazó el slider de Archer y depositó la pelota detrás de la barda del center fielder. Ahora sí, Duffy estaba ganando el juego, a 6 outs de la proeza. Sin embargo, Desmond le quebró las ilusiones en solo el génesis del octavo inning. En el cierre de la misma entrada, Kansas sumó sus últimas dos anotaciones, una impulsada por hit de Alcides Escobar y la segunda la remolcó Lorenzo Cain con elevado de sacrificio.

Antes del sacrificio de Cain en el octavo, Cheslor había pegado su segundo hit del partido, finalizando la noche de 3-2, elevando su promedio a .299, coqueteando con los .300. Por Kansas cerró el partido el dominicano Kelvin Herrera, adjudicándose su segundo juego salvado de la temporada. 

El duelo de nicas quedó pendiente. Erasmo Ramírez no fue llamado por Cash para que relevara, lo cual es lógico porque ahora será abridor. El partido de hoy se realizará a las 5:10 de la tarde.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus