•  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Para que un nacionalizado pueda ser convocado a la selección de Nicaragua, debe ser mejor que un jugador meramente pinolero”, razonaba el director técnico de la selección azul y blanco, Henry Duarte, mientras un sector de la prensa deportiva le cuestionaba sobre la ausencia del hispanonicaragüense Daniel Cadena durante sus primeros microciclos.

Antes de lo que muchos esperábamos, el tiempo y los resultados le dieron la razón al estratega de origen costarricense, quien confeccionó un grupo sólido que arrasó en las primeras dos etapas de las eliminatorias mundialistas rumbo a Rusia 2018. También pesó su teoría al convocar a Raúl Leguías, el “pananica”, quien marcó en cada tres de los cinco partidos que disputó en el proceso clasificatorio para el mundial.

En los clubes de primera división la filosofía debe ser igual, no podemos esperar menos de un foráneo, en relación con el papel que desempeñe un jugador local, aunque obviamente depende de varios factores como la posición que cubre. Bajo esa premisa, Otoniel Olivas y la directiva del Real Estelí reforzaron el club con elementos extranjeros que puedan mejorar la calidad del grupo.

Elementos conocidos

Los norteños tocaron el mercado sudamericano, casi como de costumbre, y se hicieron con los servicios del defensor colombiano Jonathan Mosquera, el volante mixto argentino Juan Domingo Berdun, el volante brasileño Jonathas Ribeiro, el atacante carioca Maycon Santana y el volante izquierdo mexicano Gregorio “Goyo” Torres, la más reciente adquisición.

Mosquera y Santana son de demostrada calidad. Ambos han jugado anteriormente en el balompié nacional y conocen el sistema de juego que presenta el “Tren del Norte”. Mosquera fue considerado el mejor defensa la temporada anterior en la primera división, siendo incidente con sus intervenciones acertadas, sacando de apuros en varias ocasiones al guardameta norteño y contribuyó marcando goles.

De hecho, Mosquera fue el único “sobreviviente” en el recorte de extranjeros que realizó el conjunto esteliano para esta campaña. Hay que reconocerlo, el arribo de Santana sorprendió a propios y extraños, pues su cuota goleadora con su antiguo equipo, el Club Deportivo Walter Ferretti, fue escasa. No obstante, su calidad individual, los gestos técnicos para sacarse de encima a un contrario, le es suficiente para ser considerado como material de interés.

Ribeiro, Berdun y Torres están por demostrar por qué fueron elegidos para integrar el equipo norteño. 

De los tres anteriores, el azteca es quien genera mayor expectativa, ya que luce un currículum brillante, que refleja su participación en equipos de la talla del Atlas, Cruz Azul, Santos Laguna, Pachuca, León, Correcaminos y Venados del futbol mexicano. 

Si la filosofía de Duarte repercute en los clubes de primera división, los cinco foráneos del “Tren del Norte” deberían ganarse un puesto en el equipo titular de “Oto”, o al menos tendrán que ser incidentes cuando tengan acción. Eso es lo que espera Olivas y los jugadores pinoleros a partir de hoy, cuando se enfrenten al FC Dallas en el estadio Toyota.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus