•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

A Otoniel Olivas se le veía frustrado en la Cancha del Toyota Stadium, en Dallas, Texas. Al principio estuvo ansioso porque los suyos hicieran lo que más disfrutan en el torneo local: anotar goles y ganar. Sin embargo, se conformó con un tanto, obligado ante la fortuna y el acierto de su rival que concretó en par de ocasiones. Así comenzó el Real Estelí su camino en su sexta participación en Liga de Campeones de la Concacaf, dejando tres puntos, que lo exigen a vencer en su siguiente partido de visita contra el Suchitepéquez, en el Estadio Mateo Flores de Guatemala.

El calendario de juego le ha puesto a los norteños dos duras pruebas en sus primeros dos desafíos. Después de caer en Estados Unidos, la apuesta no es otra más que ganar en territorio chapín. Con tres puntos, el FC Dallas es líder del sector H, y antes de visitar el Estadio Independencia el próximo 24 de agosto, los norteños ya habrían disputado su segundo juego del grupo ante el campeón guatemalteco, programado para el 18 de este mes. Ese día, el “Tren del Norte” podría rescatar opciones de clasificar o estar con la soga al cuello antes de jugar en casa.      -Otoniel Olivas busca su primer triunfo en “Concachampions”-

Olivas habrá señalado en su libreta, en rojo o amarillo, depende de sus preferencias cromáticas, que su defensa demuestra, además de las vulnerabilidades propias de la falta de ritmo competitivo tan típicas del inicio de temporada, alguno que otro problema a la hora de hacer frente a rivales con notable brío físico, lo cual quedó en evidencia ante la velocidad de los jugadores del FC Dallas, condiciones que han obtenido después de disputar 24 partidos en la Major League Soccer (MLS). La ausencia de Jason Casco es siempre notable, pero Copete, Quijano, Rosas y Mosquera sí alinearon de inicio y serán, casi indiscutiblemente, habituales en una parcela que debe mantener un porcentaje de éxito elevado, si quiere construir un equipo ganador.

Al margen de la derrota y la superioridad en condiciones físicas que mostró el rival estadounidense, los estelianos dejaron una buena sensación respecto a lo que puede ofrecer en los siguientes encuentros. Samuel Wilson, como de costumbre, rindió en ataque, Justo Lorente fue tan incidente evitando una goleada escandalosa, que a la postre le valió para ser considerado por Concacaf como el guardameta de la primera jornada y el argentino Juan Berdún presentó sus credenciales en apenas dos minutos dentro del campo, con un golazo que lo metió, junto a su compañero Lorente, en el once ideal de la semana uno de la “Concachampions”. Desafortunadamente sufrió una luxación en el hombro derecho y será baja para los próximos duelos de fase de grupo.

Maycon Santana no quedó a deber. Su participación no fue la más brillante, así lo propició el primer tramo del partido, pero es una buena solución ofensiva llegando desde un costado, en acompañamiento de Luis Manuel Galeano. Con Franklin López y Jonathas Ribeiro ejerciendo de salvaguardas o de sereno de su equipo, ni Urruti o el propio Michael Barrios se asomaron a menudo por la portería de Justo, lo cual debe ser una renta para el encuentro contra el Suchitepéquez. En Guatemala, las virtudes deben ser explotadas al máximo nivel, esos balones a profundidad que fueron ensayados en las prácticas, tienen que ser un recurso consistente.

  • 18 de agosto está programado el encuentro contra el campeón de Guatemala, en el Estadio Mateo Flores.

-Juan Berdún  será pilar en la estructura norteña esta temporada-¿A qué jugar?

Cuando se tiene un equipo tan compacto como el Real Estelí, las posibilidades de conseguir resultados positivos son mayores. Pero, hacer que el engranaje funcione es el reto de Olivas y su cuerpo técnico que, con lujo de detalles, trabajan en perfeccionar las cualidades de los jugadores. En la medida que la sincronía del club mejore, la filosofía de “Oto”, que consiste en apropiarse del balón y proponer a partir de la tenencia y los traslados efectivos de sus mediocampistas a los atacantes, debe imponerse tanto de visitante como en casa. Incluso sin desvirtuar la capacidad de sus adversarios.

El ansiado triunfo en “Concachampions” está más cerca de lo que parece. El primer paso está dado, conformar un equipo de alto calibre. Insisto, la primera estocada del FC Dallas correspondió solo con lo ocurrido en un primer acto no muy aplaudido por Olivas. No obstante, si los primeros 45 minutos aparecen en rojo en el bloc de notas del estratega rojiblanco, los segundos deben lucir en verde, con la salvedad que el revés le negó un merecido premio a los estelianos en una cancha tan rígida.

La clave del Real Estelí para conseguir su primera victoria en el torneo de clubes de Concacaf, que sus jugadores lleguen con el ritmo necesario y concretar las opciones que se presenten, ser certeros. Un triunfo sería rentable antes de recibir al equipo texano y al guatemalteco. El apoyo de su fanaticada, así como lo fue en pequeñas proporciones en Dallas, será un aliciente que debe aprovechar. El conjunto chapín encara un mal momento en su liga, acumulando un punto de 12 posibles, producto de tres reveses y un empate. En ese lapso, suma tres goles a favor y nueve en contra, todo lo contrario del equipo estadounidense, líder de la Conferencia Oeste de la MLS.

  • 12 reveses acumula el vigente campeón del futbol nacional en Liga de Campeones de la Concacaf y cinco empates.

Otoniel Olivas afronta su sexta participación en Liga de Campeones de la Concacaf con un proyecto entre manos más que ilusionante para lograr una clasificación a segunda ronda y, de una vez, dar ese salto de calidad que se le ha exigido. En el torneo local no debe preocuparse, esta noche (7:00 p.m.) se estrenará en casa contra el recién ascendido a Primera División, Nandasmo FC. Las conclusiones que se desprenden de este tipo de partidos caseros son más individuales que de grupo, pues ahora es cuando los jugadores que carecen de protagonismo en el torneo internacional, luchan por defender una plaza y no una parte del todo. 

El Real Estelí es una institución poderosa y solvente en toda su estructura. A nivel nacional ha establecido una hegemonía que lo proyecta como el equipo a vencer desde casi una década. Internacionalmente no es una cenicienta, pero aún no tiene su baile de media noche. Este año, sostenido en la gran tarea de su portero Lorente, las idas y vueltas incansables de Wilson y Santana, las batallas ganadas por Franklin López y Jonathas Ribeiro y el poder ofensivo de Gregorio Torres, Galeano, Calero y Berdún, afianzan los objetivos del “Tren del Norte”.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus