•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras conseguir la medalla de bronce en el Campeonato Panamericano U-12, luciendo orgullosos la presea que guindaba de sus cuellos y mostrando altivos el trofeo que habían conseguido fajándose como fieras en suelo mexicano, los 18 peloteritos de la selección nacional arribaron ayer al país, donde fueron recibidos por decenas de almas que levantaban pancartas y hacían sonar sus vuvuzelas en agradecimiento a la nueva alegría que les habían brindado sus pequeños héroes.

Fue una mañana de reencuentro, en la que los padres abrazaron y besaron a sus chavalos como intentando recuperar el tiempo que no estuvieron con ellos. No acostumbrados a ser protagonistas ante los reflectores, los muchachos esta vez hicieron una excepción y debutaron como figuras públicas del deporte, narrando ante los micrófonos y las grabadoras su experiencia defendiendo los colores azul y blanco.

Cierto es que no lograron el oro, como lo hiciera en par de ocasiones la generación anterior, pero al verlos venir con esa medalla de bronce y con el boleto al mundial del próximo año en el bolsillo, solo dan ganas de gritarles ¡misión cumplida muchachos! 

Situándose entre los tres mejores conjuntos del certamen, la selección nacional logró mantener el status de dominante y competitiva que se había ganado en las ediciones anteriores, manteniéndose a nivel Panamericano como uno de los combinados de mayor talento y peligrosidad.

Figuras claves

El triunfo colectivo fue propiciado por las impresionantes individualidades de figuras claves, como Oniell Acuña y Adalido Mercado, quienes desde la colina brillaron y contribuyeron enormemente al logro del equipo nacional.

El primero fue nombrado el mejor lanzador al presentar una efectividad de 0.00, logro que atribuye a su disciplina y constante preparación. “Todo lo que logrado en este campeonato Panamericano es producto de mi disciplina y de los fuertes entrenamientos, pues yo me preparo durante aproximadamente cinco horas por tres días a la semana”, aseguró el pequeño carabinero, quien además dijo que esto de jugar beisbol lo trae en la sangre, pues su abuelo y su papá también jugaron.

El segundo, fue el líder de victorias con dos y el único en lanzar un juego sin hit ni carrera, en el que solamente otorgó una base por bolas. Sobre su hazaña el orgullo matagalpino dijo que “para dominar a los bateadores lo que hice fue mantener mis lanzamientos pegados al cuerpo del bateador y en la zona baja”. Al ser cuestionado sobre la base por bolas que lo alejó de la perfección en el encuentro contra Argentina, señaló que como “estaba brisando la bola se me deslizaba, y además, el box estaba muy alto, por eso yo caía mal”. 

Sin duda, estos dos muchachos fueron claves en la consecución del bronce y del boleto al próximo mundial.

Selección renovada

De acuerdo con Jorge Luis Avellán, encargado de las categorías infantiles en el beisbol nacional, esta es una selección con un gran nivel, con grandes talentos como Juan Escorcia, Melvin Pérez, Silvio Rivera, Félix Saballos, Andy Morales y Oniell Acuña. Estos muchachos van a seguir brillando en las categorías menores, pero lamentablemente no van a estar en el mundial, por el tema de la edad, por lo que vamos a conformar una nueva selección”.

  • 6 victorias consiguió el equipo de Nicaragua en el torneo, siendo derrotado solo tres veces.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus